Más de la mitad de las empresas nacionales han aumentado sus ventas online

  • En cifras

comercio electronico

La tecnología emerge como el nuevo gran aliado para el comercio internacional y los empresarios así lo reconocen. En el caso de España, 4 de cada 10 empresarios reconocen que seguirán haciendo un esfuerzo por aumentar el gasto en esta partida en los próximos 12 meses.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Cinco aportaciones de una CDN moderna a la promesa del comercio "headless" Leer

Después del primer año del coronavirus, que paralizó numerosos planes de negocio, los directivos de empresas medianas afrontan un año de recuperación con el foco puesto especialmente sobre la apertura de mercados en otros países. Una apuesta que, sin embargo, sigue obstaculizada por diversos factores. Según se recoge en el último informe Global Business Pulse de Grant Thornton, el 66% de los directivos reconocen que el factor que más limita la expansión internacional es la incertidumbre económica. La escasez de pedidos (58%) y las todavía excesivas trabas normativas (52%) son los otros grandes factores que generan incertidumbre entre los directivos nacionales para su salto al exterior.

La pandemia ha situado el e-commerce como una de las opciones más empleadas por las empresas españolas para abrir negocio más allá de su país de origen. En concreto, durante el último año, más de la mitad de los directivos de las empresas nacionales (54%) reconocen que han aumentado en mayor o menor medida sus ventas de e-commerce desde el inicio de la pandemia.

La necesidad de diversificación en un mercado local impactado por el efecto del COVID-19 está empujando a las compañías a enfocar sus planes de internacionalización más allá de una fórmula para incrementar facturación. En España, un 20% de empresas reconoce que aumentarán su cifra de empleados centrados al mercado exterior durante el próximo año, en línea con el 19% de la media europea, pero lejos todavía del 29% del global.

La tecnología emerge como el nuevo gran aliado para el comercio internacional y los empresarios así lo reconocen. Si bien la previsión de inversión relacionada con la tecnología ha bajado 9 puntos en relación con el último semestre del año anterior, en el caso de España son todavía 4 de cada 10 empresarios los que reconocen que seguirán haciendo un esfuerzo por aumentar el gasto en esta partida en los próximos 12 meses. Una cifra incluso más alta que el 31% de la media europea, aunque alejada todavía del 44% global.  

Tal y como explica Luis Pastor, Socio Director de Consultoría de Negocio e Innovación de Grant Thornton, “uno de los desafíos de las firmas que querían expandirse internacionalmente hace diez años era la transparencia. La tecnología permite ver hasta el detalle más pequeño de cualquier actividad o proceso en el mundo en tiempo real. Además, permite a las compañías exportadoras monitorear, administrar e intervenir en caso de que fuera necesario”.