Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumenta la incidencia del ransomware Ryuk en las empresas españolas

  • Seguridad

ransomware seguridad

Ryuk lleva actuando desde hace más de un año y parece estar derivado de otro llamado Hermes., afectando a empresas de seguridad, emisoras de radio, hospitales, y un largo etcétera. Los sistemas de prevención no evitan el ataque, frente a ellos Loozend propone su tecnología infinite snapshot.

El ransomware se está convirtiendo en una auténtica y costosa plaga para las empresas e instituciones españolas. Empresas de seguridad, emisoras de radio, hospitales… han sido víctimas de ataques ransomware en los últimos meses, con unas consecuencias terribles para su actividad e importantes pérdidas económicas.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Un ataque de ransomware bloquea todos los sistemas informáticos y muchas empresas están eligiendo “pagar el rescate” de su información como mejor alternativa para recuperar la normalidad, una situación que anima a los hackers a realizar nuevos ataques. Los últimos ataques se han realizado utilizando el ransomware Ryuk que lleva actuando desde hace más de un año y parece estar derivado de otro llamado Hermes.

Los sistemas de prevención no evitan el ataque, porque cuando lo detectan ya es demasiado tarde. Consciente de ello, la startup española Loozend protege de los ataques ransomware con su tecnología “infinite snapshot”, que permite recuperar inmediatamente toda la información contenida en los ordenadores y servidores de las empresas en el instante anterior al ataque.

Tras el ataque, habrá que limpiar los ordenadores afectados y reinstalar la información en el punto en el que se encontraba justo antes de que el ransomware encriptó la información y la hizo inaccesible. Los equipos pueden seguir trabajando en poco tiempo, sin necesidad de pagar por el rescate de la información, y la actividad de la empresa y el negocio recupera la normalidad de manera muy rápida y sencilla.

“Loozend no evita el ataque”, señala José Manuel Arnáiz, CEO de la empresa, “pero garantiza que no se pierda un bit de información y que ésta esté disponible en la nube de manera inmediata”