Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Más de la mitad de las empresas españolas confía en soluciones de seguridad cloud

  • Seguridad

Seguridad cloud palo alto

Más del 90% de las infracciones de seguridad han ocurrido utilizando el correo electrónico, casi un tercio de las cuales se debieron al phishing. Esta tendencia está haciendo que la adopción de soluciones de seguridad de correo electrónico esté experimentando un crecimiento sostenido en España, con una tasa de crecimiento prevista del 9,3%.

Recomendados: 

La persistencia del ransomware Webinar 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Con al menos el 62% de las empresas españolas que ya han acelerado su proceso de transformación digital y digitalizado el lugar de trabajo, el correo electrónico se ha convertido en el canal más utilizado para la comunicación primaria en la organización y, por tanto, también se usa para ataques oportunistas y dirigidos. Esto ha provocado que la seguridad del correo electrónico haya pasado a un primer plano durante el período de la pandemia de la COVID-19. De hecho, el informe “Seguridad del email para el futuro del trabajo”, elaborado por IDC Research España en colaboración con Anubis, apunta que más del 90% de las infracciones de seguridad han ocurrido utilizando el correo electrónico como canal de transmisión, y casi un tercio de estas infracciones se debieron al phishing.

El informe confirma el auge del despliegue de soluciones de seguridad del correo electrónico en modo cloud pública impulsado, sin duda, por la actual flexibilidad de los modelos empresariales. Según IDC el 51,6% de organizaciones está apostando por soluciones de ciberseguridad en la nube. Por esta razón, explorar los servidores de correo electrónico basados en cloud se ha convertido en el vector de ataque más utilizado tanto para ataques dirigidos contra un usuario u organización como para ataques contra los partners y clientes de esas organizaciones.

“Más que nunca, la seguridad del correo electrónico requiere la incorporación de mecanismos de aprendizaje para identificar nuevos patrones de comportamiento y permitir a la empresa un nuevo concepto de seguridad global al automatizar el proceso de detección de amenazas permitiendo así el concepto de ‘confianza digital’, es decir, asegurar los datos generados por todos los actores con los que se interactúa independientemente de su origen y el canal a través del cual se distribuyen”, explica José Antonio Cano, director de Análisis y Consultoría de IDC Research España.

La evidente transición a cloud por parte de las organizaciones está impulsando la adopción de servicios de correo electrónico en cloud. Según datos de IDC, el 71% de las empresas españolas han adoptado soluciones de correo electrónico en cloud y se espera que esta tendencia continúe a lo largo de 2021.

El mercado de la seguridad no es ajeno a esta evolución en el proceso de digitalización de las organizaciones. Así, prevé que en 2023 el mercado de seguridad en Europa alcanzará los 10.540 millones de euros, mientras que en España llegará a los 1.380 millones de euros en 2022 con un crecimiento compuesto del 6% para el periodo 2020-2022. Los segmentos de más rápido crecimiento son los relativos a servicios gestionados de seguridad (27%), servicios de integración (25%) y los servicios de identidad y confianza digital (4%).

Asimismo, la adopción de soluciones de seguridad de correo electrónico está experimentando un crecimiento sostenido en Europa y España, con tasas de crecimiento esperadas de 5,7% y 9,3% respectivamente, “lo que consolida el compromiso de las organizaciones con la configuración de un framework seguro en el que la empresa pueda llevar a cabo operaciones”, asevera Cano.

Finalmente, el Informe de IDC Research España y Anubis señalan la importancia para las organizaciones de la construcción de una red de confianza de partners, servicios de terceros y clientes, para evitar la propagación de amenazas a través del ecosistema empresarial.