El ransomware como servicio se convierte en un modelo de negocio dominante

  • Seguridad

Stormshield-ransomware

Entre mayo de 2021 y junio de 2022, los actores de amenazas de ransomware robaron unos 10 terabytes de datos al mes. Sin defensas básicas como la autenticación multifactor, las organizaciones están en desventaja a la hora de combatir las rutas de intrusión vía ransomware antes de del despliegue del malware.

Microsoft ha publicado la segunda edición de Cyber Signals, un informe que revela que la especialización y consolidación del cibercrimen han impulsado el ransomware como servicio (RaaS), que hace que un mayor número de delincuentes, independientemente de sus conocimientos técnicos, pueda desplegar este tipo de malware.

El RaaS permite a los ciberdelincuentes comprar el acceso tanto a las payloads del ransomware como a la fuga de datos y a la infraestructura de pago. Los grupos cibercriminales de ransomware son, en realidad, programas RaaS como Conti o REvil, utilizados por muchos actores diferentes. Esta “industrialización” de la ciberdelincuencia ha creado funciones especializadas, como los brokers de acceso que venden la posibilidad de acceder a las redes. Dado que los actores de RaaS venden su experiencia a cualquiera que esté dispuesto a pagar, los ciberdelincuentes en ciernes, sin siquiera tener la destreza técnica necesaria para utilizar puertas traseras o diseñar sus propias herramientas, pueden acceder a una víctima, utilizando sencillamente aplicaciones de pruebas de intrusión y de administración de sistemas ya preparadas para realizar ataques.

La Agencia de Ciberseguridad de la Unión Europea (ENISA) informó que, entre mayo de 2021 y junio de 2022, los actores de amenazas de ransomware robaron unos 10 terabytes de datos al mes, y que el 58,2% de los archivos robados incluían datos personales de los empleados. Más del 80% de los ataques de ransomware pueden rastrearse como errores de configuración comunes en el software y los dispositivos.

La interminable lista de credenciales robadas y disponibles online implica que, sin defensas básicas como la autenticación multifactor (MFA), las organizaciones están en desventaja a la hora de combatir los vectores de entrada del ransomware antes del despliegue del malware. Una vez que los ciberdelincuentes saben que el acceso a la red de una empresa está a la venta, los actores de la amenaza RaaS pueden crear una cadena de ataques, que les permita a ellos mismos y a otros beneficiarse de dichas vulnerabilidades.

Por otra parte, la Unidad de Crímenes Digitales de Microsoft eliminó más de 531.000 URLs y 5.400 kits de phishing entre julio de 2021 y junio de 2022, lo que llevó a la identificación y cierre de más de 1.400 cuentas de correo electrónico maliciosas utilizadas para recopilar credenciales de clientes robadas. La media del tiempo que tarda un atacante en acceder a los datos privados de una persona víctima de un correo electrónico de phishing es de una hora y 12 minutos. En el caso de las amenazas a endpoints, si un dispositivo se ve comprometido, el tiempo medio para que un atacante comience a moverse lateralmente dentro de una red corporativa es de una hora y 42 minutos.