Claves para sacar el máximo partido a tu tienda online este Black Friday

  • Al día

comercio electronico

Además de ofrecer un producto exclusivo que solo se pueda comprar durante la campaña, Arsys aconseja ofrecer descuentos de verdad, apoyarse en el e-mail marketing, asegurarse de que el funcionamiento de la tienda en dispositivos móviles es impecable y no descuidar los canales de atención al cliente, entre otros elementos a tener en cuenta.

Recomendados: 

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Claves para una estrategia multicloud de éxito Webinar

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

El Black Friday se ha convertido en el pistoletazo de salida de la campaña navideña, un evento de compas que este año tendrá lugar el día 26 y que, como todos los años, llenará los escaparates de las tiendas físicas y virtuales de grandes ofertas y descuentos que buscan aligerar stocks antes de la Navidad.

“Cada vez son más los negocios tradicionales que se digitalizado para mejorar las ventas de sus tiendas físicas, mientras siguen creciendo los comercios que nacen exclusivamente como digitales. La realidad es que si tu negocio tiene un escaparate online tienes una excelente oportunidad alrededor de este famoso viernes negro”, explica Alberto Blanch, responsable de las soluciones e-commerce en Arsys, que ofrece unas recomendaciones dirigidas a sacar el máximo partido a tu tienda online:

--Aprovecha el trabajo de tu último Black Friday. Una landing page donde concentrar una selección de las promociones es siempre una buena idea y si ya diseñaste una en años anteriores puedes aprovecharla este año. No solo ahorrarás un tiempo que invertir en otras tareas, sino que tampoco necesitarás empezar desde cero en términos de posicionamiento en buscadores y conseguirás mejores resultados en tu divulgación orgánica. Asegúrate de incluir las palabras clave que se relacionen con la temática de tu negocio y el término “Black Friday”.

--Apuesta por un “producto Black Friday”. Añade a tu escaparate virtual un producto exclusivo que no forme parte de tu catálogo original y que solo se pueda comprar durante la propia campaña.

--Ofrece descuentos de verdad. Los compradores van a detectar rápidamente aquellos productos que aprovechan la etiqueta Black Friday para camuflar un precio habitual o descuentos ridículos. Puede ser contraproducente, así que ofrece descuentos de verdad. También puedes aplicar un 2 x 1 en determinados artículos, incentivar la compra regalando el producto más económico, o generar un vale de descuento si se supera determinada cantidad. Estas opciones son las más habituales, pero debes tener la precaución de considerar el incremento de costes asociado.

--Apóyate en el e-mail marketing. Se calcula que la tasa de conversión por e-mail en época de Black Friday aumenta hasta un 300%. Es una excelente idea aprovechar para enviar un mensaje original a tus usuarios y colaborar en la generación de expectación hacia tu negocio.

--Aprovéchate de los plugins para facilitar la gestión y divulgación de las ofertas. Son una buena opción para adaptar tu tienda sin tener conocimientos técnicos y pueden ayudarte a gestionar porcentajes de descuento (fijos o por productos), limitaciones horarias y marcos temporales, límites de pedido, gastos de envío gratuitos y otras posibilidades.

--Revisa la ‘experiencia móvil’. Los dispositivos móviles son el principal canal de acceso a Internet, así que asegúrate de que el funcionamiento de tu tienda en estos dispositivos es impecable.

--Garantiza la disponibilidad de tu plataforma. Durante esos días es esencial que tu tienda esté disponible. Ponte en contacto con tu proveedor de hosting para que te ayude a mejorar el rendimiento de tu web, optimizar procesos y mantener la disponibilidad de tu comercio electrónico en días de tanto movimiento como los que se avecinan.

--Esmera tu atención al cliente. Estos días aumenta considerablemente el número de transacciones… pero también el número de consultas de compradores potenciales que tienen dudas que necesitan resolver antes de pulsar el botón de «comprar». No hay que descuidar los correos electrónicos, por supuesto, ni tampoco las redes sociales o cualquier otro canal que tengas de atención al cliente.