La transición a la nube se seguirá acelerando el próximo año

  • Cloud

Linke cloud

Habrá un aumento generalizado de la demanda de infraestructura cloud en todos los ámbitos, a medida que las organizaciones avancen hacia un modelo XaaS desde el que todos los servicios tecnológicos se pueden ofrecer desde la nube. Además, las empresas van a impulsar el traslado de sus sistemas más críticos a la nube.

Recomendados: 

Domina la complejidad en el cloud Leer

Capacidades críticas para la monitorización de los microservicios Leer

La informática en la nube va a ser el modelo que sustente la transformación digital que impulsará la reconstrucción, ya que ayudará a las empresas a responder ante la pandemia, retomar el pulso de su actividad y volver al crecimiento. Así lo creen los expertos de Linke, que ha desvelado las tendencias cloud que marcarán 2021. Del análisis de su equipo de especialistas en la plataforma de nube pública de AWS se desprende que el próximo año va a ser un punto de inflexión para cloud, con proyectos críticos para las estrategias de las empresas, que se concentrarán en torno a las siguientes tendencias:

--Aumento de la demanda de infraestructura en la nube en todos los ámbitos. El hardware, el software y los servicios en todos los entornos en la nube (pública, privada, híbrida, multicloud y edge) van a experimentar una elevada demanda, sentando las bases para que pronto se imponga frente a la informática tradicional. Además, con el despliegue de 5G, se abre la posibilidad de desplegar la infraestructura allá donde sea necesaria, e, independientemente de donde esté, se gestionará de forma homogénea con herramientas y procedimientos nativos en cloud.

--Todo como Servicio (XaaS). Teniendo como base el pago por uso en función del consumo de este modelo, las empresas avanzarán hacia un modelo XaaS desde el que todos los servicios tecnológicos se pueden ofrecer desde la nube, para conseguir más escalabilidad, flexibilidad y rapidez en los tiempos de entrega de los servicios digitales a la organización.

--Más migraciones de sistemas críticos. Fruto de las lecciones aprendidas de la pandemia, en la que las infraestructuras on-premise evidenciaron su incapacidad para responder con agilidad a las necesidades operativas, las empresas van a impulsar el traslado de sus sistemas más críticos a la nube, incluidos sus sistemas de gestión y centros de datos.

--Optimización de las operaciones en la nube. Aquellas empresas que ya han trasladado sus infraestructuras y sistemas a cloud, querrán avanzar al siguiente nivel para aprovechar las inversiones realizadas. La idea es alinear el gasto con los objetivos de negocio, sacando partido a la agilidad, los servicios y la innovación que proporciona esta tecnología.

--Nuevas áreas de inversión. Aumentarán los despliegues en nuevos ámbitos de inversión, como la migración de los contact centers, área en la que la nube aporta mucha innovación. Es un momento en el que es necesario reforzar los servicios de atención al cliente con estrategias omnicanal para estar más cerca de ellos y aprovechar los canales de comunicación, tanto los tradicionales, como el teléfono, como los digitales.

--Automatización e integración. Ahora que muchas compañías han llevado sus aplicaciones y sistemas a cloud, consideran fundamental poder automatizarlos para eliminar tareas rutinarias para los departamentos de tecnología. También será fundamental integrar los diferentes entornos de nube para que las empresas puedan mover las cargas de trabajo al escenario que más les convenga en todo momento para sacar un valor real de sus inversiones en cloud.

--Soporte para la innovación. Las organizaciones que quieren impulsar la innovación lanzando nuevos servicios digitales, verán en esta tecnología la base para hacerlo, ya que permite aprovechar el potencial de soluciones de big data y analítica o de la inteligencia artificial y soluciones de aprendizaje automático. Pasaremos de hablar de tecnologías que permiten hacer machine learning a ver cada vez más aplicaciones que existen gracias a esta tecnología.

--Ciberseguridad para que el modelo avance. No se puede obviar la preocupación empresarial en torno a la seguridad, lo que obliga a prestar más atención a esta cuestión a través de alianzas, iniciativas de formación, y cerrando posibles puertas al cibercrimen. Desde la perspectiva de la tecnológica, las empresas y sus partners de TI deben evitar errores de configuración y accesos no autorizados, que son las principales amenazas.

“El modelo cloud ha sido fundamental durante la primera ola de la pandemia para poder desplegar rápidamente soluciones que permitían las operaciones de las empresas, desde sistemas que facilitan el trabajo a distancia y la colaboración, a redes privadas virtuales o incluso ‘contact centers’ virtuales. Ahora, una vez que la evolución digital se ha acelerado, creemos que la tecnología en la nube va a ser aún más relevante en el futuro”, asegura el CTO de Linke, Ricardo Casanovas.