El gasto en infraestructura de computación y almacenamiento en la nube crece con fuerza

  • Cloud

Servicios cloud (home)

Se prevé que el gasto en infraestructura en la nube crecerá un 17% este año, hasta los 88.900 millones de dólares, lo que representa un aumento notable comparado con el crecimiento del 10% registrado en 2021. Se espera que la infraestructura no-cloud también crezca un 6,1% hasta los 66.400 millones de dólares.

< table align="right" border="2" cellpadding="1" cellspacing="2" style="width:200px;">

Recomendados: 

El "Headless" CMS en la empresa Leer

La optimización de los
los costes IT Informe

Digitalización en las Pymes. Entrevista: director general de Red.es Ver

Según datos de IDC, el gasto en productos de infraestructura de computación y almacenamiento para implementaciones en la nube, incluidos los entornos de TI dedicados y compartidos, aumentó un 22,4% anual en el segundo trimestre de 2022, alcanzando los 22.600 millones de dólares. El gasto en infraestructura en la nube continúa superando al segmento de infraestructura no-cloud, aunque este último también tuvo un fuerte crecimiento del 15,2% hasta los 17.300 millones. El ciclo de actualización de la infraestructura, el aumento de los precios, las entregas de sistemas acumuladas de los trimestres anteriores y la anticipación de condiciones económicas más difíciles, que podrían afectar el gasto en TI en los próximos trimestres, contribuyeron al crecimiento atípicamente alto del gasto en ambos segmentos.

El gasto en infraestructura de nube compartida alcanzó los 15.600 millones de dólares en el trimestre, un aumento del 18,9% en comparación con el año anterior. IDC espera ver una fuerte demanda continua de infraestructura de nube compartida y se espera que el gasto supere el gasto en infraestructura no-cloud en 2023. El segmento de infraestructura de nube dedicada creció un 30,9% año tras año hasta los 7.000 millones. Del total de la infraestructura de nube dedicada, el 46,3 % se implementó en las instalaciones del cliente.

Por tipos de compradores, los proveedores de servicios como grupo gastaron 22.600 millones en infraestructura de computación y de almacenamiento, un 19,7% más que en el mismo período de 2021. Este gasto representó el 56,7% del mercado total. Los proveedores que no son de servicios (p. ej., empresas, gobierno, etc.) aumentaron su gasto a una tasa similar (18,5%), estableciendo otro trimestre récord de crecimiento en este segmento impulsado por implementaciones de nubes dedicadas. IDC espera que el gasto en computación y almacenamiento por parte de los proveedores de servicios alcance los 88.300 millones de dólares en 2022, con un crecimiento interanual del 13,9%.

Crecimiento a futuro

Para todo el año 2022, se prevé que el gasto en infraestructura en la nube crecerá un 17% año tras año hasta los 88.900 millones de dólares, lo que representa un aumento notable frente al crecimiento anual del 10% en 2021. Se espera que la infraestructura no-cloud crezca un 6,1% hasta los 66.400 millones de dólares, que la infraestructura de nube compartida crezca un 151% hasta los 61.000 millones para todo el año, y que el gasto en infraestructura de nube dedicada crezca un 21,4% hasta los 27.900l millones.

A largo plazo, IDC predice que el gasto en infraestructura en la nube tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 12% durante el período de pronóstico 2021-2026, alcanzando los 134.000 millones en 2026 y representando el 67,9% del gasto total en infraestructura de computación y almacenamiento. La infraestructura de nube compartida representará el 71,9% de la cantidad total de la nube, con un CAGR del 12,7. El gasto en infraestructura de nube dedicada crecerá a una tasa compuesta anual del 10,4% hasta los 37.700 millones de dólares, y el gasto en infraestructura no-cloud crecerá a una tasa compuesta anual del 0,2%, alcanzando los 63.400 millones de dólares en 2026. Se espera que el gasto de los proveedores de servicios en infraestructura informática y de almacenamiento crezca a una tasa compuesta anual del 10,9 %, alcanzando los 130.200 millones de dólares en 2026.