Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

1 de cada 4 consumidores online abandona una compra por el método de pago

  • Distribución

PayPal

El 44% de los compradores confía más en los negocios si desde el principio se le permite pagar con su forma de pago favorita, siendo PayPal el método de pago preferido por los consumidores españoles. No en vano, un 54% más propensos a comprar cuando el negocio online acepta pagar con Paypal.

Las opciones de pago disponibles en el comercio online son cada vez más variadas, si bien el método más aceptado es Paypal. De hecho, los españoles son de los ciudadanos que más utilizan este método de pago, con el que se sienten cómodos el 87% de los encuestados, según una reciente encuesta de ING. Pues bien, un nuevo estudio de Ipsos y Paypal corrobora esta afirmación, señalando que los consumidores españoles son un 54% más propensos a comprar cuando el negocio online acepta PayPal.

El informe apunta que el 44% tiende a confiar y comprar más en las páginas con múltiples proveedores de pago y con un buen proceso de compra. De hecho, el 25% de los consumidores ha abandonado una transacción porque sus métodos de pago favoritos no estaban presentes. En este sentido, el 59% de los usuarios de PayPal ha abandonado una compra si este método de pago no estaba disponible.

PayPal se alza así como el método de pago preferido por los consumidores al ser comparado con tarjetas de crédito, débito y otras carteras digitales. A este respecto, desde Paypal se afirma que “los negocios ya no buscan un simple proveedor de pago, necesitan un compañero que lleve a sus clientes por la experiencia de compra con la confianza y seguridad necesario”.

De acuerdo con el estudio, todavía siguen existiendo algunas preocupaciones al comprar online. Por ejemplo, en el momento de adquirir un producto en comercios extranjeros, gestionando una transacción vía móvil, comprando productos caros o navegando en la página de un negocio poco conocido. Estas preocupaciones emergen de la falta de confianza al comprar online, algo que puede afectar especialmente a las pequeñas empresas.