Se recuperan las ventas de impresoras profesionales a través del canal europeo

  • En cifras

Brother impresoras profesionales

Con más personas que regresan a la oficina e imprimen allí, se espera una mayor demanda tanto de hardware como de tóner en los próximos meses. El canal de distribución de impresión se enfrenta a la escasez y al suministro volátil debido a la interrupción en la cadena de suministro y las líneas de producción de componentes.

Las ventas de impresoras a través de distribuidores europeos aumentaron con fuerza en junio de 2021, con una subida anual del 17,2% en unidades, mientras que los ingresos crecieron aún más, un 21,8%, según los últimos datos publicados por Context, que señala que, en España, aunque las ventas disminuyeron un 3,4%, los ingresos crecieron un 15,4%.

Las impresoras de consumo, que fueron muy escasas durante abril y mayo, experimentaron un aumento interanual de las ventas en junio de 2021, gracias a las entregas de los fabricantes que abordaron la acumulación de pedidos, y que llevaron a un crecimiento del 21% en unidades suministradas. Junio también fue un buen mes para el segmento de impresoras profesionales, cuyo crecimiento del 11% fue impulsado por las ventas de impresoras multifunción.

La categoría de inyección de tinta empresarial experimentó un crecimiento de ventas del 44,8% y un aumento de ingresos del 52,8%, impulsado por el aumento de las ventas de impresoras de gama media y básica (que cuestan menos de 600 euros). La categoría láser, por otro lado, cambió por completo al final del segundo trimestre: a pesar de que las ventas generales de impresoras profesionales se redujeron en un 17,2% en junio (principalmente como resultado de la escasez de dispositivos de gama baja), los ingresos generados durante este mes aumentaron un 5,1%, a medida que las empresas y los particulares compraron impresoras para empresas de gama media y alta más caras (con un precio superior a 400 euros) para las oficinas reabiertas.

Con más personas que regresan a la oficina e imprimen allí, se espera una mayor demanda tanto de hardware como de tóner en los próximos meses, aunque es difícil diferenciar entre la demanda real y los posibles pedidos duplicados debido a la reacción a la baja oferta. Todavía hay niveles de stock razonables para las impresoras láser de gama media y alta, y las cifras son seguras para el tercer trimestre de 2021. Sin embargo, si habrá un mayor crecimiento en el cuarto trimestre en este segmento depende de la capacidad de los fabricantes para producir estas impresoras y satisfacer el aumento de la demanda.

"El canal de distribución enfrenta a la escasez y al suministro volátil debido a la interrupción en la cadena de suministro y las líneas de producción de componentes", explica Antonio Talia, jefe de Analistas de Negocios de Context. "Los proveedores intentarán optimizar las ganancias ajustando su combinación de productos, cambiando la producción entre impresoras de inyección de tinta e impresoras láser (según en la disponibilidad de componentes) cuando sea posible. La escasez de componentes también afectará el tiempo de producción de la impresora, extendiendo la media de las habituales de cuatro semanas hasta cuatro meses. Además, el aumento de los costes de envío significa que se esperan aumentos de precios en todo el hardware y consumibles a todos los niveles. Con los distribuidores capaces de seleccionar las ofertas que generan los mejores márgenes, el aumento de los costes, en última instancia, correrá a cargo del cliente final".