Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumentan los ataques de phishing y de fuerza bruta contra aplicaciones cloud

  • Seguridad

gestión servicios TI

Una vez que consiguen acceder a aplicaciones en la nube como Microsoft Office 365 y Google G Suite, los atacantes suelen avanzar posiciones dentro de la organización, desplazándose de forma lateral, a través de mensajes de phishing para infectar a otros usuarios, obtener información confidencial y desviar fondos de forma fraudulenta.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Proofpoint ha publicado su estudio “Cloud Application Attack Snapshot: Q1 2019”, que desvela que el número de ataques a aplicaciones en la nube de organizaciones globales han aumentado en un 65% entre septiembre de 2018 y febrero de 2019. Nigeria es el principal país de procedencia de estos ataques, con un 40% de las amenazas, seguido de China que acumula un 26% de los ataques. Según Proofpoint, entre los sectores más atacados destaca el ámbito educativo, donde los estudiantes resultan muy vulnerables debido a su naturaleza de usuario remoto.

En este tipo de ataques se emplean técnicas de fuerza bruta junto a inteligencia para descifrar contraseñas, además de sofisticados métodos de phishing con los que atraer a las víctimas para que hagan clic y revelen sus credenciales de autenticación de aplicaciones en la nube como Microsoft Office 365 y Google G Suite. Una vez que consiguen acceder, los atacantes suelen avanzar posiciones dentro de la organización, desplazándose de forma lateral, a través de mensajes internos de phishing para infectar a otros usuarios, obtener información confidencial y desviar fondos de forma fraudulenta.

Los ataques de fuerza bruta a aplicaciones cloud son ataques de tipo spray a contraseñas IMAP, que se producen cuando los ciberdelincuentes intentan detectar contraseñas comunes o recientemente filtradas entre muchas cuentas diferentes al mismo tiempo, siendo la técnica más popular y extendida a la hora de comprometer cuentas de Microsoft Office 365. De hecho, más del 25% de los usuarios de Office 365 examinados ha experimentado inicios de sesión no autorizados y un 60% ha sido objetivo de los ciberdelincuentes de forma activa. La tasa de éxito de estos ataques ha sido del 44% durante el primer trimestre de 2019. La mayoría de estos ataques de fuerza bruta proceden de China (53%), Brasil (39%) y Estados Unidos (31%).

Por su parte, en los casos de phishing en aplicaciones de cloud, los atacantes suelen modificar las reglas de reenvío de emails o configuran las delegaciones del correo electrónico para mantener el acceso. Asimismo, utilizan servicios de VPN llamativos para eludir el acceso condicional y la autenticación basada en la geolocalización. Estos tienen su origen principalmente en Nigeria (63%), Sudáfrica (21%) y Estados Unidos a través de VPNs (11%).

"A medida que las organizaciones van migrando a la nube sus funciones críticas de negocio, los ciberdelincuentes se aprovechan de aquellos protocolos heredados que dejan a los usuarios vulnerables a la hora de utilizar las aplicaciones cloud", explica Ryan Kalember, vicepresidente ejecutivo de Estrategia de Ciberseguridad para Proofpoint. "Estos ataques se centran en individuos muy específicos de la organización y no en la infraestructura, siendo su sofisticación y alcance cada vez mayor. Al respecto, recomendamos a las empresas establecer una estrategia de seguridad enfocada primero en la nube, que priorice la protección de los empleados y eduque a estos usuarios para que sepan identificar y reportar estas amenazas avanzadas".