Las empresas se ven obligadas a operar en entornos cada vez más complejos e inseguros

  • Seguridad

empresa tecnologia

Las organizaciones necesitan seguridad consistente, visibilidad end-to-end y una mayor automatización en sus despliegues de aplicaciones, con el objetivo de dominar la complejidad, agregar valor a sus clientes, optimizar las operaciones, aprovechar nuevas oportunidades y dar respuesta a las amenazas emergentes en tiempo real.

La progresiva digitalización de todo tipo de actividad hace que las organizaciones se vean obligadas a operar en entornos cada vez más complejos e inseguros. Para afrontar esta realidad, están adoptando distintas soluciones que les ayudan a gestionar esa complejidad y a superar las deficiencias existentes en lo que habilidades de IT se refiere. Sin embargo, como señala el informe 2022 State of Application Strategy Report, ciertas barreras pueden llegar a impedir que las organizaciones sean todo lo receptivas y ágiles que necesitan para poder seguir evolucionando.

Según Kara Sprague, vicepresidenta ejecutiva y directora de App Delivery en F5, “nuestra investigación muestra que cualquier organización se ve obligada a gestionar cientos de aplicaciones en centros de datos, múltiples nubes y en el edge, así como una media de más de 20 tecnologías diferentes de entrega y seguridad de aplicaciones. Con estos porfolios crecientes y cada vez más distribuidos, las organizaciones necesitan seguridad consistente, visibilidad end-to-end y una mayor automatización en sus despliegues de aplicaciones, con el objetivo de poder dominar la complejidad, agregar valor de forma continua a sus clientes, optimizar las operaciones, aprovechar nuevas oportunidades y dar respuesta a las amenazas emergentes en tiempo real”.

La importancia de utilizar los datos

El 90% de las organizaciones de todos los sectores de actividad dice tener la intención de implementar soluciones de IA para ofrecer un mejor servicio a sus clientes y obtener información valiosa de los datos que generan. Sin embargo, son conscientes de que para que la IA sea eficaz es necesario mejorar en transparencia, integración y gobernanza de los datos.

Más de dos tercios de las organizaciones se están dando cuenta de que si quieren crear interacciones digitales de primer nivel con sus clientes también necesitan modernizar los procesos de negocio y las funciones administrativas menos visibles. No usar los datos con la suficiente rapidez para obtener las materias primas que necesita su negocio, contratar empleados, planificar la producción o completar una gran cantidad de tareas de soporte puede degradar las relaciones con los clientes, retrasar el tiempo de comercialización de nuevos productos y perjudicar los resultados de negocio.

El 95% de las organizaciones tiene planes para extraer datos operativos en busca de conocimientos que esperan poder utilizar a la hora de mejorar la experiencia del cliente e impulsar el crecimiento empresarial. Sin embargo, el 98% indica que actualmente no pueden extraer información relevante de sus sistemas existentes. Incluso con un mayor uso de la inteligencia artificial, muchas organizaciones aún carecen del personal y las capacidades necesarias para identificar con éxito los datos clave y capitalizarlos.

La complejidad se está volviendo insostenible

Con el 93% de los encuestados utilizando ofertas as-a-Service basadas en la nube y el 84% planeando trasladar las cargas de trabajo al edge, los desafíos asociados a esta realidad van desde políticas de seguridad superpuestas y datos fragmentados hasta la implementación de soluciones puntuales que, en última instancia, añaden complejidad, aumentan la fragilidad o inhiben el rendimiento.

Una infraestructura más distribuida significa que la seguridad y los servicios de entrega de aplicaciones ya no están atados al modelo de despliegue o a la ubicación de las aplicaciones a las que sirven, lo que permite a las empresas más flexibilidad, pero afecta la consistencia y puede degradar la experiencia de usuario.

A pesar de que la complejidad ha aumentado el número de puntos de error posibles, el rendimiento sigue siendo el factor más valorado, con más de tres cuartas partes (76%) de los encuestados que admiten que, si tuviera opción, desactivaría las medidas de seguridad para mejorar el rendimiento. La gestión de un espectro de riesgos con objetivos del mundo real demuestra que las empresas están adoptando un enfoque modificado para la gestión de riesgos, lo que contribuye a que la seguridad basada en la identidad supere la seguridad tradicional de las aplicaciones y las tecnologías de entrega en términos de prevalencia.