Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los empleados necesitarán disponer de fluidez en tecnología en 2030

  • Al día

jovenes-trabajo

Las tecnologías emergentes que van a transformar el mundo del trabajo son la IA colaborativa, los interfaces multimodales, los libros de contabilidad distribuidos seguros y la realidad extendida. El 86% de los directivos planea usar las nuevas tecnologías para mejorarla productividad de sus fuerzas de trabajo.

Las nuevas tecnologías están transformando nuestra forma de trabajar. Así lo indica el informe “Futureof Work: Forecasting Emerging Technologies’ Impact on Work in the Next Era of Human-Machine Partnerships” realizado por Dell Technologies y el Institute for the Future (IFTF), que identifica cuatro tecnologías emergentes que van a transformar el mundo del trabajo: IA colaborativa, interfaces multimodales, libros de contabilidad distribuidos seguros y realidad extendida (XR). Estas tecnologías serán críticas para comprender cómo los hombres y las máquinas podrán trabajar al unísono para lograr desarrollar un trabajo útil, creativo y sostenible.

Al igual que sucede en cualquier período de grandes cambios, hay algunos factores con los que habrá que lidiar para poder llegar con éxito a un estado pleno de colaboración hombre-máquina, tales como el sesgo algorítmico, la brecha de habilidades digitales y los derechos y protección de los trabajadores. En cuanto al primero, si bien un 67% de los directivos espera incorporar durante la próxima década nuevas herramientas tecnológicas que le permitan eliminar el sesgo humano en la toma de decisiones, es necesario que todas las personas entiendan cómo estas herramientas van a interpretar sus perfiles para lograr una fuerza de trabajo diversa e inclusiva y mantener la confianza entre las organizaciones y los trabajadores.

El informe señala que el 60% de los líderes empresariales cree que los empleados necesitarán disponer de fluidez en tecnología en 2030. Para ello, las organizaciones deberán volver a capacitar a los trabajadores contratados y a empoderar a una nueva generación de empleados. Las habilidades que deberán adquirir estos trabajadores incluyen la capacidad de aplicar herramientas de inteligencia artificial de manera eficaz. Afortunadamente, el 46% de los directivos ya están desarrollando las habilidades y talentos digitales de sus empleados. Así, un 20% afirma que lleva desde 2016 enseñando a codificar a sus empleados.

Para salvaguardar plenamente los derechos de los trabajadores y lograr lugares de trabajo más equitativos, las estructuras de gobierno deberán fomentar cambios en las políticas laborales. Este será un tema clave para los líderes empresariales, ya que casi la mitad (44%) de ellos ya están exigiendo la aprobación de una regulación sobre el uso de técnicas de IA.

A pesar de estos desafíos, el 83% de los directivos está convencido de que las tecnologías emergentes ayudarán a transformar positivamente la forma en la que se trabaja, y un 70% ven la colaboración hombre-máquina como una oportunidad para superar las limitaciones humanas. El 86% planean usar las nuevas tecnologías para mejorarla productividad de sus fuerzas de trabajo.

El informe pronostica tres cambios que probablemente darán forma al entorno laboral en la próxima década:

--Talento inclusivo. Las asociaciones entre humanos y máquinas crearán lugares de trabajo más equitativos, ya que los candidatos serán valorados solo en función de sus capacidades. Permitirán la creación de equipos de forma óptima y ayudarán a diseñar incentivos dirigidos a incrementar la productividad, la honestidad y la retención.

--Trabajadores empoderados. Los empleados colaborarán de una forma completamente diferente e inmersiva a través del uso de tecnologías como XR. Las prácticas de colaboración en tiempo real mejorarán la experiencia y la colaboración en el trabajo, permitiendo a todos los miembros de un equipo ver, tocar e interactuar en tiempo real.

-- Fluidez en AI. Los trabajadores con fluidez en AI usarán sus habilidades para administrar flujos de trabajo, realizar tareas y dar sentido a todos los datos recopilados. Una comprensión profunda de la IA y de los sistemas humanos y los de las máquinas desbloqueará el potencial humano.