Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Qué puede hacer el equipo de TI para retomar la actividad post-coronavirus?

  • Al día

director TI CIO

A la labor de soporte que está llevando a cabo para ayudar a redimensionar la infraestructura de TI, se suman otras iniciativas, que incluyen monitorizar el nivel de cumplimiento de políticas corporativas y de normativas, analizar el consumo que se realiza de cloud y optimizar los costes, y mejorar infraestructuras, como las de almacenamiento y backup.

Los equipos de TI empresariales están siendo vitales en estos días de confinamiento, tanto por la labor de soporte que está llevando a cabo para ayudar a redimensionar la infraestructura de TI, adecuándola a las nuevas cargas de trabajo para reducir los costes, como por la ayuda que está prestando para adaptarse a las exigencias de la nueva situación mediante la creación de escritorios remotos, la configuración de redes privadas virtuales y de sistemas de videoconferencia, y el despliegue de call centers virtuales.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

La empresa de consultoría Linke ha identificado además una serie de iniciativas que el departamento de TI puede impulsar para que sus organizaciones estén en la mejor disposición cuando puedan reanudar sus actividades. Según explica Ricardo Casanovas, jefe tecnológico de la firma, “hemos detectado que el parón empresarial allana el camino para llevar a cabo tareas que, en situaciones normales, son más complejas de gestionar o no se acometen debido a la sobrecarga de trabajo del día a día”. Entre ellas destacan las siguientes:

· Implementar controles de calidad y cumplimiento. Se trata de comprobar las distintas configuraciones y monitorizar el nivel de cumplimiento de políticas corporativas y de normativas que tiene la empresa para, si es necesario, emprender acciones de remediación. Esto permite asegurar que se siguen las mejores prácticas en infraestructura, y facilita el arranque de proyectos DevOps.

· Localizar oportunidades de reducir costes fijos y variables. Es un buen momento para analizar el consumo que se realiza de cloud y tratar de optimizar los costes. En este sentido, el jefe de tecnología de Linke afirma que “estamos ayudando a las compañías poniendo en marcha metodologías que les permitan tener más control y visibilidad de su gasto. Por ejemplo, temas de tagging, segregación de costes por unidad de negocio, estrategias de reserva de instancias y planes de ahorro, etc.”

· Revisar las arquitecturas. La reducción o el parón total de actividad permite analizar las arquitecturas y comprobar que la empresa dispone de un marco coherente que garantiza la estabilidad de los sistemas, su fiabilidad, rendimiento, seguridad y, todo ello, con los costes optimizados. Linke emplea para ello AWS Well-Arquitected Tool.

· Agilizar las migraciones. La situación actual está facilitando también a los equipos de tecnología mejorar la gestión interna que conllevan las migraciones a la nube.

· Mejorar determinadas infraestructuras, como las de almacenamiento y backup, que son críticas para la restauración y continuidad del negocio.