Más de la mitad de los centros educativos posee equipos de impresión desfasados

  • Al día

North Lindsey educacion caso practico

Si bien han incorporado masivamente a las aulas dispositivos digitales, tales como portátiles o tabletas, disponen de equipos de impresión con una edad media de más de siete años. Un centro educativo medio podría reducir su factura de impresión hasta un 32% con la implementación de soluciones de gestión documental.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Diez cosas que debe buscar en una solución RMM Leer

Tras el “acelerón” digital impuesto tras la crisis sanitaria de la COVID-19, las escuelas españolas han incorporado masivamente a las aulas dispositivos digitales, tales como portátiles o tabletas, pero no así equipos de impresión. De hecho, según un estudio de Toshiba, el 62% de los centros educativos de nuestro país cuenta con equipos de impresión desfasados, con una edad media de más de siete años, incapaces de hacer frente a la realidad educativa actual.

El estudio realizado en un total de 1.307 centros educativos (infantil, primaria, secundaria y superior) revela que los equipos de impresión tan sólo representan el 2% de su inversión anual en TI, y un centro educativo medio –con alrededor de 800 alumnos– podría reducir su factura de impresión hasta un 32% con la implementación de soluciones avanzadas de gestión documental.

Para hacer frente a esta nueva etapa de la digitalización del sistema educativo, Toshiba ha diseñado una oferta de equipos multifunción y soluciones de gestión documental adaptada a las necesidades de este entorno. La solución de Toshiba, denominada Smart Magister, está compuesta por equipos multifunción A3 y A4 de la última generación de Toshiba, e-BRIDGE Next, junto con una selección de opciones de impresión nativa desde la nube para la mejora de procesos, así como de reducción de costes administrativos y de TI. Con ella, la compañía, que ya lidera este mercado con una cuota del 28%, prevé alcanzar el 35% en los próximos 3 años.