El futuro de las organizaciones pasa por la máxima integración del ecosistema TI

  • Al día

Liferay cloud

Las organizaciones consideran que las tecnologías heredadas obstaculizan a día de hoy sus experiencias digitales y frenan su transformación digita. Para Liferay, la integración de sistemas es un elemento esencial para conseguir una reducción de costes, agilidad en la gestión, mejora de la productividad y, como consecuencia, en la experiencia de usuario.

Recomendados: 

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Informe: Hacia la empresa hiperinteligente Leer 

TI: proporcionando agilidad a la organización Leer 

En el contexto actual, convulso y altamente competitivo y donde las expectativas de los clientes y consumidores no dejan de crecer, es necesario que las diferentes partes del ecosistema TI estén lo más actualizadas posible y que trabajen en sintonía para poder evolucionar al ritmo que requiere el día a día del negocio. Ante la coexistencia de múltiples sistemas y tecnologías, es fundamental la máxima integración del ecosistema TI para rentabilizar las inversiones y alcanzar los objetivos de negocio.

La realidad es que, la integración de sistemas es actualmente una de las actividades a las que más tiempo se dedica en el ámbito tecnológico y, a su vez, representa una de las mayores preocupaciones empresariales. Pero , como señala Liferay, se trata de una necesidad primordial para todo tipo de organizaciones, ya que permite proporcionar una mejor experiencia de usuario a todos los niveles, pero también obtener un gran conjunto de ventajas competitivas esenciales que van más allá de la mera ventaja operativa a nivel de TI.

Por un lado, proporciona una reducción de costes a través de la dedicación de menos recursos TI para que éstos puedan estar más orientados al desarrollo y mantenimiento de aplicaciones y sistemas vitales; la mejora en el rendimiento de las aplicaciones y sistemas, optimizando recursos y rentabilización de las inversiones realizadas hasta el momento; y la simplificación de los procesos y la reducción del conocimiento especializado necesario, ya que implican una reducción en la carga de trabajo para todos los equipos.

Por otro lado, agiliza la gestión y mejora la productividad, mediante la conexión de sistemas y datos aislados; la eliminación de silos, al tener acceso a toda la información desde un punto único, se evita la duplicidad de la misma; y la mayor adaptabilidad del negocio, que gana en capacidad de respuesta a las cambiantes necesidades empresariales actuales y futuras.

Todo ello redunda en una mejora de la experiencia de usuario, al proporcionarle un único interfaz y un único mecanismo de comunicación independientemente del número de aplicaciones que intervengan en un proceso.

“La integración de sistemas es un elemento esencial para conseguir una reducción de costes, agilidad en la gestión, mejora de la productividad y, como consecuencia, en la experiencia de usuario. Hoy en día, disponer de una plataforma tecnológica diseñada para facilitar la integración, es más importante que nunca”, subraya Carolina Moreno, vicepresidenta de Ventas para EMEA y directora general para el Sur de Europa de Liferay.