Las experiencias híbridas serán habituales en los centros comerciales en 2030

  • Al día

consumo, tiendas, compras, retail, centro comercial

Los consumidores podrían disfrutar de experiencias globales, interacciones y conexiones sociales en un entorno físico interconectado y cercano a su hogar. Las gafas de realidad aumentada, los trajes hápticos y los guantes táctiles podrían ser algunos de los accesorios que utilicen los consumidores cuando visiten los centros comerciales en ocho años.

Recomendados: 

Cómo las empresas B2B pueden diversificar sus canales de ventas digitales Leer

Customer Experience: Territorio Digital Leer

Se espera que, en 2030, una mezcla híbrida de tecnología conectada e integrada en entornos físicos reales forme parte de la vida cotidiana de los consumidores para mejorar sus experiencias de compra. Esta predicción es una de las conclusiones del último informe de Ericsson “10 tendencias de consumo populares para el 2030”, que pidió a los consumidores que evaluaran 15 instalaciones híbridas de los centros comerciales que amplían la experiencia física del consumidor con ayuda de la tecnología digital. Casi cuatro de cada cinco encuestados creen que los 15 conceptos que forman parte de este estudio estarán disponibles de alguna forma en 2030.

“Los centros comerciales han sido durante mucho tiempo focos de alta tecnología, con cines, salas de juegos, salas de conciertos, boleras y otras instalaciones, y es probable que sigan desempeñando ese papel”, apunta Michael Björn, director de la Agenda de Investigación de Ericsson Consumer & IndustryLab. “El 35% de los consumidores encuestados cree que los centros comerciales tienen más probabilidades de contar con tecnología de última generación que los hogares privados”.

Estas son las 10 tendencias de consumo populares para el 2030 en The Everyspace Plaza:

--Un espacio en el que todo es posible. Casi ocho de cada 10 consumidores prevén salas de eventos en las que la tecnología de telepresencia permita a los artistas actuar digitalmente como si estuvieran allí en persona.

--El salón de belleza inmersivo. Siete de cada diez consumidores esperan que los centros comerciales cuenten con salones de belleza que apliquen la tecnología de modelado volumétrico para mejorar digitalmente el aspecto.

--Ropa a medida. Más de siete de cada 10 usuarios de RA/RV prevén tiendas de ropa en el centro comercial que utilicen tejidos que puedan convertirse en impermeables o proporcionar ventilación cuando sea necesario.

--La piscina de lo desconocido. Dos tercios de los consumidores creen que habrá piscinas en las que se podrá utilizar un auricular de RV oxigenado para experimentar el espacio exterior en gravedad cero.

--El gimnasio híbrido. Siete de cada diez consumidores esperan que los centros de fitness mental con escenarios de RA/RV multisensoriales y adaptados a la personalidad de cada uno ayuden a mejorar la salud mental.

--La fábrica de impresión de deseos. Más de la mitad de los consumidores quieren comprar de forma sostenible en una fábrica que recicle sus viejos productos.

--El restaurante en el nodo del universo. La mitad de los consumidores desea comer virtualmente con amigos en restaurantes de cualquier parte del mundo.

--La tienda interminable. Tres cuartas partes de los consumidores esperan poder proyectar su casa dentro de la tienda para probar nuevos productos.

--El centro médico múltiplex. El 77% de los consumidores prevé centros médicos dentro de los centros comerciales con escáneres de salud basados en IA que ofrezcan actualizaciones del estado de salud casi instantáneas.

--El parque de naturaleza avanzado. El 42% de los consumidores quiere visitar un parque en el centro comercial donde puedan sentirse más cerca de la naturaleza a través de materiales digitales y programables que les proporcionen experiencias híbridas.

“Por un lado, puede resultar difícil imaginar un gran número de consumidores con equipos tecnológicos caros como gafas de realidad aumentada, gafas de realidad virtual resistentes al agua, trajes hápticos, guantes táctiles, etc. a gran escala para 2030. Pero, por otro lado, si estos equipos pudieran compartirse a un precio más económico, es posible que un gran número de consumidores los usara para mejorar su experiencia cotidiana en los centros comerciales”, concluye Björn.