ISE aborda las oportunidades de los eventos en vivo y de los superyates para el sector AV

  • Al día

ISE 2022 fira 2

“Necesitamos abrir los eventos en vivo a más personas, y el COVID-19 demostró que hay una demanda”, señaló Stew Hume, en el Live Events Summit. En cuanto a la industria de los yates, se está moviendo más hacia la industria AV y la tecnología de la “navegación experiencial”, se destacó en el Superyacht Technology Summit.

Cuando irrumpió el COVID-19, puso fin a la industria de las giras en vivo, pero no detuvo los eventos en vivo, simplemente los cambió. "La música en vivo todavía estaba sucediendo, pero estaba en un lugar diferente", señaló Stew Hume, editor de la revista TPI, en el Live Events Summit celebrado en ISE 2022.

Si bien muchas giras tuvieron que detenerse a la mitad, los artistas aún continuaban actuando, ya sea en eventos con distancia social, actuando virtualmente o mediante streaming. A veces hubo muchos más fans en eventos virtuales de los que podían reunirse en eventos en vivo, como el evento Lost Horizons que tuvo alrededor de 4,6 millones de espectadores.

Mientras que algunos artistas usaron Facebook o Instagram Live, otros usaron la plataforma de transmisión en vivo de Inklick, y pudieron ver a su audiencia e interactuar, por lo que se sintió más como un concierto. Otros espectáculos se transmitieron en un momento específico y nunca volvieron a estar disponibles, como un verdadero concierto.

Las encuestas mostraron que muchos fans que habían visto actuaciones en streaming todavía estaban dispuestos a comprar entradas para ver el show en vivo, por lo que algunos artistas ahora están considerando transmitir ensayos o controles de sonido, confiando en que no saciará la demanda de la gira. "Necesitamos abrir los eventos en vivo a más personas, y el COVID-19 que hay una demanda", apuntó Hume. "No todos pueden permitirse el lujo de ir a un show en vivo, ni son físicamente capaces de hacerlo, tal vez debido a discapacidades".

Retos y oportunidades de los superyates

Dada su exclusividad, los superyates son una industria muy limitada, y también son una industria marina, ya que se deben construir productos para sobrevivir a los entornos marinos. Sin embargo, esta industria joven está en transición, avanzando más hacia la colaboración, particularmente en lo que respecta a la tecnología, ya que los propietarios de yates quieren que los mismos juguetes tecnológicos que tienen en el hogar estén disponibles a bordo, aseguró Jack Robinson, director de Superyacht Technology Network en el Superyacht Technology Summit celebrado en ISE.

En la misma línea, Derek Munro, director de Divergent Yachting, afirmó que "la industria de los yates está cambiando mucho y se está moviendo más hacia la industria AV y el mundo impulsado por la tecnología de navegación experimental".

Sin embargo, el nivel de tecnología de un yate puede ser similar al de un centro de datos o una gran oficina corporativa. El consumo de energía es importante. "Queremos que sea lo más sostenible posible", señaló Munro. El peso también es vital "ya que afecta el rendimiento del barco", agregó. Los productos también tienen que hacer frente a la vibración de los motores y los golpes de las olas, y todo debe ser compacto. "Los barcos nunca tienen suficiente espacio", aseguró Munro.

Desafortunadamente, "los yates se han convertido en objetivos flotantes para los ciberdelincuentes", dijo Richard Hodder, CEO y cofundador de Pelion Consulting. A medida que los sistemas a bordo se vuelven cada vez más complejos, “los ataques a la industria marítima han aumentado un 400% desde que comenzó la pandemia”.

Otro problema importante es la incapacidad de mantenerse al día con las mejores prácticas. "Si algo funciona en un yate, no quieres cambiarlo", explicó Hodder. También puede ser difícil obtener la certificación marina para algunos sistemas, como la navegación, que a menudo todavía ejecutan Windows XP, dejándolos vulnerables si están conectados a Internet.