Menos de tres de cada 10 empresas han creado espacios de colaboración por video

  • Al día

Poly trabajo hibrido

Un 65% de trabajadores en España no están dispuestos a volver a la presencialidad. El trabajo híbrido requerirá que las organizaciones rompan los habituales silos de la empresa en áreas de TI, RR.HH. e instalaciones para propiciar que los equipos cooperen, además de acometer una adaptación digital de los espacios.

Muchas empresas de todo el mundo están encontrando dificultades para que sus empleados vuelvan a la oficina. Según el informe “A Reset for Return to the Office? The Journey to Hybrid Working”, que Poly ha realizado en colaboración con WORKTECH Academy, las empresas que no son capaces de diseñar un plan de retorno a la oficina acorde con la emergente cultura del trabajo híbrido y flexible verán mermar su competitividad.

El informe resalta que el concepto de ‘lugar de trabajo’ se ha desdibujado a raíz de la pandemia y que hoy en día la oficina tradicional está siendo redefinida para convertirse en un punto de encuentro de los profesionales que los expertos denominan ‘the espresso office’, en referencia a un lugar más pequeño y recogido, capaz de proporcionar a los empleados una experiencia mucho más eficiente, cómoda y enriquecedora. Bajo este nuevo enfoque, el proceso de regreso a la presencialidad se convierte en una pieza clave para implementar una estrategia empresarial flexible, que ofrezca a los empleados la posibilidad de combinar correctamente diferentes formas y lugares de desempeño.

En este contexto, el análisis de Poly y WORKTECH Academy aboga por el replanteamiento del regreso a la oficina como parte de una hoja de ruta para el desarrollo progresivo de un modelo híbrido, con cuatro consideraciones principales:

--Es necesario reconocer la existencia de una reticencia a la vuelta a la oficina y entender las expectativas cambiantes de los empleados. En este sentido, un 65% de los trabajadores en España no están dispuestos a volver a la presencialidad, señalando diversas razones como temor por su seguridad, tiempos de desplazamiento y pérdida de productividad.

--Es fundamental fomentar la colaboración interfuncional entre los diferentes departamentos y equipos. El trabajo híbrido requerirá que las organizaciones rompan los habituales silos de la empresa en áreas de TI, RR.HH. e instalaciones para propiciar que los equipos cooperen entre sí en la creación de experiencias mejores y productivas en el lugar común de trabajo.

--Es necesario acometer una adaptación digital de los espacios, ya que menos de tres de cada diez empresas han creado espacios nuevos de colaboración con equipos de videoconferencia o han reacomodado las salas de reuniones para el trabajo distribuido.

--Construir una cultura que aliente el espacio común de trabajo. Las empresas pueden aprender más sobre sus plantillas y buscar un mayor ajuste entre los puestos de trabajo y las diferentes opciones dentro del modelo híbrido.

“Conseguir que los trabajadores híbridos regresen con motivación a la oficina es fundamental para el buen funcionamiento de un modelo de trabajo híbrido”, asegura Paul Clark, vicepresidente senior para la región EMEA de Poly. “Para esto, las empresas necesitan profundizar en su cultura de trabajo y conseguir que el atractivo de volver resida en la experiencia total que se recibe. Una experiencia que sea diferente a la que conocía y en la que el empleado obtenga un valor. Por ejemplo, a través de la interacción con otros perfiles de empleados y departamentos mediante espacios versátiles y dotados de alta tecnología. Esto ayudará a atraer a los empleados a la oficina, en lugar de imponerles el regreso o utilizar tácticas que servirán solo en el corto plazo”.