Los centros de datos se alzan como garantes de la digitalización y la sostenibilidad

  • Al día

Interxion assink informe

La digitalización está transformando sectores económicos y en el caso de España permitiría reducir en 4,8 millones sus emisiones de CO2. El despliegue de la digitalización depende de la capacidad de los centros de datos, que se construyen con el foco en la eficiencia energética. Como señala Robert Assink, de Interxion, “los centros de datos contribuimos a la sostenibilidad”.

Recomendados: 

Data cloud inteligente, clave para tu transformación digital Documento

La licitación pública en España (enero-septiembre'22) Informe

Nueve formas prácticas de optimizar tus costes IT Leer

Con una puntuación de 60,8, España ocupa el puesto número 7 de los 27 Estados miembros de la UE en la edición de 2022 del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI). El país está logrando un progreso relativo y mejorando sus resultados en comparación con años anteriores, sobre todo en lo que se refiere a la integración de la tecnología digital, así como en los servicios digitales públicos y en términos de capital humano. Pues bien, según un estudio presentado por Interxion, una compañía Digital Realty, junto con Afi y Adigital, por cada punto porcentual de incremento en el índice DESI, España deja de emitir más de 140.000 toneladas de CO2, lo que confirma la realidad del binomio digitalización-sostenibilidad.

La digitalización reduce las emisiones de CO2

El Informe “Digitalización, sostenibilidad y centros de datos” ratifica que la digitalización es hoy condición necesaria para garantizar el crecimiento y para alcanzar la sostenibilidad medioambiental por su contribución a la descarbonización de la economía.

La digitalización se relaciona como una U-invertida con las emisiones de CO2 per cápita, estableciendo un patrón de aumento de emisiones en niveles de baja digitalización que, tras alcanzar un umbral, invierte la tendencia, de manera que mayores tasas de digitalización implican mejores resultados en indicadores de sostenibilidad medioambiental. En Europa ese punto de inflexión se corresponde con una puntuación DESI de 48,8, a partir del cual, un punto de crecimiento en el DESI reduce las emisiones de CO2 per cápita en 0,003 toneladas métricas. España se sitúa así en una posición aventajada con respecto a otros países europeos y encontrándose en un punto de desarrollo digital que garantiza el binomio digitalización-sostenibilidad.

Como señala Diego Vizcaíno, socio director de Economía Aplicada de Afi, “España superó en 2019 el punto de inflexión a partir del cual la relación entre la digitalización y las emisiones de CO2 per cápita se vuelve negativa, situándose el país en una posición aventajada con respecto a otros países europeos y en un momento en el que una mayor intensidad digital garantiza la eclosión del binomio digitalización-sostenibilidad”.

El informe recoge cómo el teletrabajo, la digitalización de los servicios financieros o las reuniones virtuales son alternativas más sostenibles para el medioambiente, especialmente al reducir las emisiones motivadas por los desplazamientos y el transporte. La digitalización está transformando sectores digitales económicos y en el caso de España permitiría reducir en 4,8 millones sus emisiones anuales de CO2.

Para César Tello, director general de Adigital, “tenemos que trabajar en la transición digital aprovechando las soluciones de eficiencia energética que nos ofrece la tecnología a medio y largo plazo, que van a ayudar a todos los sectores y hogares a ahorrar electricidad y reducir costes".

Centros de datos sostenibles

El estudio también analiza el papel de los centros de datos profesionales como impulsores de una economía digital sostenible. Y es que el despliegue de la digitalización depende de la capacidad instalada en estos centros de datos, donde se desarrollan los servicios digitales.

Frente a los centros de datos tradicionales, los centros de datos actuales se construyen con el foco en la eficiencia energética y la reducción de la huella de carbono. Prueba de ello es que mientras que el tráfico de Internet y las cargas de trabajo de los centros de datos se han disparado en los últimos años, su consumo eléctrico se ha mantenido.

El modelo de operación de estos centros de datos profesionales genera economías de escala, facilitando el uso eficiente de los recursos. El uso de energías renovables, el diseño de las salas técnicas y la modernización constante de sus infraestructuras facilitan, entre otros factores, alcanzar niveles de eficiencia energética y sostenibilidad mayores y reducir en un 60% el uso de energía.

“Los centros de datos contribuimos a la sostenibilidad, no solo como garantes de la digitalización, también por nuestras medidas de eficiencia que ayudan a mantener constante el consumo energético a pesar del incremento de la demanda de servicios digitales”, afirma Robert Assink, director general de Interxion España, que aboga por la creación de más centros de datos si queremos alcanzar la base instalada de países como Londres, Amsterdam y Frankfurt. En este sentido, Madrid debería multiplicar su base instalada por 14.  “En Madrid desde 2020 se ha duplicado la base instalada y se va a duplicar otra vez en los próximos dos o tres años”, añade Assink.

Eso sí, para la creación de estos centros de datos es necesario que se cumplan las siguientes condiciones: garantizar el suministro de energía, y que sea energía renovable; que haya suelo industrial, profesionales especializados, conectividad y redundancia en rutas, una regulación propia para la construcción, y la inclusión de los centros de datos como indicador de digitalización en el DESI.