El 59% de los españoles no sabe explicar qué es el metaverso ni para qué sirve

  • Al día

Metaverso

El 80% asegura que no va a invertir en la nueva realidad virtual. El 52% no cree que lo usemos a diario en un futuro cercano, en muchas ocasiones por la desconfianza que genera su virtualidad y novedad. Sin embargo, de los usuarios frecuentes de esta nueva propuesta, un 34% ya lo ha usado para comprar.

  Recomendados....

» ¿Qué tendencias tecnológicas marcarán este año 2023? Ver
» Customer Data Platform: datos unificados y experiencia mejorada Leer
» Formas prácticas de optimizar costes IT en el gasto cloud Guía
» Sistemas de comunicaciones unificadas para el éxito Informe

En 2021, Mark Zuckerberg prometía que en 10 años se habría creado un espacio libre y seguro para el metaverso al alcance de todos. Sin embargo, los ciudadanos españoles no confían en el éxito de la propuesta, y el 80% asegura que no invertirán en el metaverso, como señala un estudio de IO Investigación. Dicho estudio concluye, entre otras cosas, que el 59% de los españoles no sabría explicar qué es la nueva realidad virtual ni para qué sirve. El 52% también duda que se utilice de forma diaria en un futuro cercano.

Los motivos que llevan a muchos a desconfiar sobre su éxito es la novedad del escenario, que empuja a la mayoría a ser precavidos en su utilización y confianza. Otros también afirman que la virtualidad en general nunca les ha transmitido fiabilidad, ya que los ataques por parte de hackers son constantes hoy en día.

Estos datos se corroboran con la utilización del metaverso en el presente. Casi el 90% de los encuestados aseguran que nunca han entrado en la nueva realidad virtual. Entre las actividades diarias que el metaverso podría acabar substituyendo existe la posibilidad de interactuar con otras personas sin salir de casa, ir a un concierto y vivirlo con los cinco sentidos desde el sofá de casa, o acudir a clase, a trabajar o comprar. De esta forma estaríamos cambiando completamente la forma de interactuar, pero no las actividades que desempeñamos.

Del 10% restante que sí ha accedido ya al metaverso, el 33% asegura que lo hace de forma habitual. Entre las actividades que desarrollan online destacan jugar y consumir productos de entretenimiento. Algunos confiesan que se conectan de forma habitual en el metaverso para evadirse de la realidad y para disfrutar de esta nueva propuesta que tanto les atrae.

Las compras virtuales ganan terreno

Una de las potencialidades que este nuevo escenario presenta es la posibilidad de comprar. De los usuarios que ya han accedido a este nuevo mundo, casi un 34% asegura que ya ha comprado algo en él. Entre los productos que más adquieren los usuarios se encuentran videojuegos, música y avatares. El auge de este escenario ha venido también con el nacimiento masivo de empresas dedicadas al diseño de personajes virtuales y espacios donde estos interactúan. Un ejemplo en España es Daniel García con la fundación de Cryptoavatars, dedicada exclusivamente al diseño de productos relacionados con el metaverso.

Aparte de productos relacionados con esta nueva realidad virtual en sí, también hay sectores que ya se están sumando al metaverso. Un buen ejemplo es la banca, que ofrece servicios que permiten que el componente humano no se pierda, ya que los clientes tienen la posibilidad de interactuar en tiempo real y de forma personalizada con los avatares, que pueden resolver sus dudas y acompañarlos en cualquier transacción. Además, con la nueva información que el metaverso puede proporcionar a la banca, ahora son capaces de mejorar sus servicios teniendo en cuenta las necesidades de todos sus targets.

Pese a todas estas ventajas, no todos los ciudadanos creen que sus activos económicos están seguros en la nueva realidad virtual. Casi el 72% asegura no confiar en que sus acciones y dinero estén seguros en el metaverso. Algunos de los motivos que los llevan a pensar esto es la inseguridad que puede producir todo lo virtual y la incertidumbre que acompaña a la novedad de este nuevo universo al que todos nos hemos de acostumbrar.