Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Muchos minoristas no aprovechan al máximo sus datos

  • Distribución

retail movilidad tienda

Para los minoristas, el mejor uso de los datos es comprender mejor las necesidades y las rutas de compra de los clientes para luego impulsar un mayor compromiso y conversión. Los retailers innovadores utilizan sus datos para centrarse en los puntos débiles de los clientes y aumentar la transparencia, reducir el estrés y facilitar la compra.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Las tecnologías digitales y las redes sociales han producido una gran cantidad de información sobre los consumidores. Pero estas grandes cantidades de datos no son útiles si los minoristas no saben lo que están buscando. Los minoristas inteligentes enfocan sus datos y análisis en las necesidades de los clientes y buscan formas de conectarse y aprender acerca de sus consumidores. Estas son algunas de las conclusiones centrales del informe Digital Strategy: Activating Against Customer Needs de de L.E.K. Consulting, que señala que la información solo es valiosa si ayuda a los líderes a afrontar los desafíos críticos del negocio y a comprender mejor qué impulsa los resultados.

Los minoristas siempre han tenido en cuenta los datos para conocer al consumidor. Pero con tal cantidad de datos disponibles hoy en día en el comercio minorista, el desafío actual es cómo identificar las percepciones significativas y tomar mejores decisiones, no solo una vez sino de manera continua, aprovechando las herramientas disponibles incluyendo IA.

“El mejor uso de los datos es descubrir y resolver los problemas de los clientes”, apunta Noor Abdel-Samed, director general de L.E.K. y coautor del informe. "Una manera pragmática de abordar el problema es centrarse en cuatro necesidades críticas de los consumidores. "Sobresalir en cualquiera de ellos puede ser suficiente para generar mejores resultados". Estas cuatro necesidades son:

• Aumentar la transparencia, ayudando a los consumidores a entender lo que necesitan, por qué su producto satisface esa necesidad y cuánto debería costar.
• Reducir el estrés. Aprovechar los datos para determinar sus selecciones de mercancías y la duración de las ofertas.
• Reducir una sorprendente variedad de opciones.
• Facilitar la compra, utilizando los datos para identificar la combinación correcta de opciones de envío y pago.