Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Dos de cada diez negocios online apuestan ya por el a-commerce

  • Distribución

ecommerce pago

El a-commerce, o automatización de pedidos, permite que los clientes programen la compra de productos que adquieren de manera habitual, ahorrándoles tiempo. Las tiendas online que implantan sistemas de a-commerce logran ingresos recurrentes, una mayor fidelización de sus clientes y un aumento de su tasa de conversión.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Se espera que las ventas de comercio electrónico en España superen los 40.000 millones de euros en 2019, unas previsiones que muestran la buena salud de un sector que, solo en el último trimestre de 2018 creció casi un 30%. Desde Ebolution opinan que este esperado incremento de ventas tendrá mucho que ver la capacidad que tengan las tiendas online de adaptar sus negocios a avances tecnológicos como el machine learning, que facilitan la experiencia de compra a sus usuarios. En este sentido, una tendencia clave que marcará el sector este año será la automatización de pedidos o a-commerce, que permite que los clientes programen la compra de productos que adquieren de manera habitual, ahorrándoles tiempo. De hecho, según Jaime Rodríguez, CEO y fundador de Ebolution, “dos de cada diez empresas apuestan ya por este sistema, basado en la inteligencia artificial, para implementarlo a medio plazo o para adaptar su tecnología a este tipo de procesos”.

Para Ebolution, hay seis razones por las que los negocios online deberían implementar la automatización dentro de sus plataformas:

--Ingresos recurrentes. Con la automatización, los negocios conseguirán generar ingresos de manera recurrente a través de sus clientes más fieles. El a-commerce permite gestionar de manera automática las ‘compras irrelevantes’, es decir, pedidos rutinarios que no suponen ninguna novedad para los clientes y que son, la mayoría de las veces, un engorro. De esta manera, el cliente no tiene que acudir a otras tiendas.

--Fidelización. Al automatizar las compras y facilitar procesos, se consigue fidelizar al cliente, eliminando la competencia. El a-commerce ofrece no sólo a los consumidores la posibilidad de tener sus compras programadas, sino que, también, puede predecirlas en función de sus patrones de consumo, lo que aporta sencillez a la experiencia de compra.

--Recogida de datos. Las herramientas actuales permiten medir, trazar y analizar el comportamiento de nuestros clientes online, una información que no sólo es necesaria para implementar un sistema de a-commerce, sino que también sirve para que las tiendas online conozcan a sus clientes y mejoren la efectividad de su estrategia de ventas.

--Personalización. El a-commerce permite a las tiendas online conocer los gustos y actividad de sus clientes. De esta manera, pueden personalizar los productos que les ofrecen y mejorar la tasa de conversión. Pronto, asistentes como Siri o Alexa, propondrán a sus usuarios la realización de pedidos personalizados de manera automática gracias a los avances en machine learning e inteligencia artificial.

--Ahorro de costes. Puesto que las compras están automatizadas, las tiendas saben con qué producto deben contar en cada momento. Por lo que tendrán menos stock, sabrán qué productos funcionan mejor o peor, y qué es lo más demandado por temporada o perfil de consumidor.

--Imagen de marca. Aquellas empresas que implementen la inteligencia artificial en sus negocios se situarán a la cabeza en innovación, por lo que su imagen se verá reforzada frente a la competencia.

El paso previo para desarrollar completamente el a-commerce ya está dado gracias a las diferentes iniciativas de suscripción y fidelización puestas en marcha por muchos comercios electrónicos, por lo que es de esperar que la automatización avance rápidamente este año, impulsada por los grandes gigantes de Internet.