Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los compradores españoles eligen televisores cada vez más grandes

  • En cifras

television futbol

El televisor más vendido en España es 4K de 55 pulgadas, siendo LG la marca dominante, seguido por Samsung y Sony. Aunque los televisores de 32" siguen teniendo un peso importante en el mercado, la demanda tiende a pantallas más grandes, llegando incluso a las 75", que ya representan casi un 5% del total.

Las tendencias de compra de televisores indican que los usuarios se decantan por modelos cada vez más grandes. De hecho, un reciente estudio de Ipsos revela que el 32% de los consumidores que compraron un televisor se arrepiente de no haberlo comprado más grande, y el 70% contempla la posibilidad de comprar un televisor más grande. Ahora, un estudio de Idealo.es corrobora esta tendencia.

De acuerdo con sus datos, el televisor más vendido en la actualidad es el LG 4K de 55 pulgadas. LG se corona como el fabricante que más vende en España con un 33,4 % de los televisores vendidos, seguido por Samsung, con un 30,1 %, y por Sony, con un 13,8 %. El resto de televisores representan menos del 25 % de las ventas y se las reparten entre Hinense, Philips, Panasonic y otras muchas más marcas.

El estudio confirma cómo la demanda de televisores de 55” ya es la más popular y cómo, también, los televisores de 65” han aumentado mucho las ventas en dos años hasta llegar a triplicar las ventas. Además, se aprecia un nicho de mercado de televisores más pequeños, de 32”, que siguen teniendo un peso importante en el mercado. En el lado opuesto, se aprecia un ligero pero continuo aumento de la demanda de televisores de 75”, que ya representan casi un 5 % de la demanda total.

El aumento de la demanda ha ido acompañado de una disminución en los precios. De media, un televisor de 55” cuesta ahora 749 euros, unos 550 euros menos que hace dos años, lo que coloca a este tipo de televisores en una franja de precio muy cómoda para los consumidores, que pueden, incluso, encontrarlos por menos de 400 euros.

Además de la marca, el tamaño de la pantalla y el precio, otro aspecto importante es la evolución de la resolución máxima de cada televisor. Hoy en día, casi un 80% de los televisores vendidos tienen una resolución 4K. Y es que la evolución tecnológica permite producir estas pantallas por menos precio. Se abren las puertas a todavía mayores resoluciones y pantallas aún más grandes. Ya se habla de la tecnología 8K, que si bien no está lista para ser comercializada, apunta a ser la sucesora de la tecnología 4K.