Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se espera que el retail físico en España crezca un 2,4% en 2019

  • En cifras

franquicia, compras, retail

El destacado incremento del salario mínimo, cifrado en un 22% a comienzos de este año, que beneficiará tanto de manera directa como indirecta aproximadamente a 2,5 millones de personas, y la tasa de inflación esperada del 1,2%, deberían estimular un aumento de la facturación para el comercio minorista.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

En 2018 el incremento del volumen de negocio del sector distribución en nuestro país fue del 2%. Pues bien, para este año, GfK prevé que el retail físico en España crezca un 2,4% en relación al año anterior, un incremento ligeramente por encima de la tasa de inflación, y superior a la media de los 27 países de la UE (excluido el Reino Unido), en los que se estima un aumento del 2%.

La mayoría de los consumidores europeos están actualmente sometidos a distintas circunstancias. Por un lado, la incertidumbre sobre el Brexit, los conflictos comerciales y las menores perspectivas de crecimiento en las exportaciones a mercados como China, mientras que, por otro, mejora el mercado laboral, aumentan los salarios, al tiempo que el precio del petróleo se modera.

En el caso de España, la estimación de crecimiento prevista se basa, entre otros aspectos, en el destacado incremento del salario mínimo (un 22% a comienzos de este año) que beneficiará tanto de manera directa, como indirecta aproximadamente a 2,5 millones de personas, según el gobierno. Teniendo esto en cuenta y dado que la tasa de inflación esperada es del 1,2%, esto debería estimular un aumento de la facturación en términos reales para el comercio minorista.

Una de las variables que afectan de forma directa a estas previsiones es el poder adquisitivo de la población. En el caso de España, el poder adquisitivo per cápita en 2018 fue de 14.324 euros, mientras que en el resto de los 27 países de la UE la media per cápita de poder de compra fue de 16.878 euros. Uno de los objetivos de la UE desde su creación es la eliminación de la disparidad económica entre los distintos estados miembros, y poco a poco se está cumpliendo este objetivo.

Sumado al poder adquisitivo, otro aspecto que hay que analizar para conocer el estado de la distribución es el porcentaje de consumo privado destinado a las compras en el retail, que en España baja un 1,5% respecto a 2018 y se sitúa en el 31,2%, muy cerca de la cuota alcanzada por UE-27 durante 2018, el 30,5%

La superficie de ventas per cápita indica el nivel de saturación de un determinado mercado. Si bien el área de ventas total de los países analizados aumentó en 2018, lo hizo en un nivel significativamente más bajo en comparación con años anteriores. En España la superficie de ventas se mantiene sin variaciones y se sitúa de nuevo en 1,13 metros cuadrados, la misma de la UE. En cuanto a la productividad del área de ventas (volumen de negocio bruto por m2 o espacio comercial), España continúa como el pasado año en valores medios de productividad del área de ventas, entre 4.000 y 4.500 euros por metro cuadrado.