Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado global de VoIP alcanzará los 93.200 millones de dólares en 2024

  • En cifras

callhosted

El aumento de la inversión en infraestructura de redes por parte de teleoperadores y gobiernos ha propiciado que la telefonía VoIP se convierta en una opción real para usuarios y empresas. Las empresas que apuestan por la tecnología VoIP pueden reducir sus gastos hasta un 80%.

Desde que Graham Bell hiciese la primera llamada telefónica el 10 de marzo de 1876, las comunicaciones basadas en la voz han evolucionado a pasos agigantados. En aquel momento sólo era posible que la voz viajase a través del cableado de cobre, pero hoy en día, con los nuevos sistemas de comunicación como la tecnología de voz sobre IP (VoIP), la voz también se transmite a través de la red. Ya en el año 2000, esta tecnología representaba más del 3% del tráfico de voz.

La irrupción de esta tecnología, junto con el precio de los servicios telefónicos ofrecidos por las operadoras, propiciaron que muchas empresas tomasen la decisión de cambiar sus equipos analógicos por terminales VoIP. Sin embargo, la calidad de las comunicaciones de estos primeros equipos no eran las esperadas: los usuarios sufrían cortes en las llamadas, la calidad del sonido era mala y, en ocasiones, se producía un retardo durante la conversación, dificultando la comunicación.

Afortunadamente, estos servicios han evolucionado al mismo tiempo que lo han hecho otras tecnologías, posibilitando que la telefonía VoIP se convierta en una opción real para usuarios y empresas. De hecho, el mercado global de VoIP, valorado en 77.400 millones de dólares en 2018, se espera que alcance los 93.200 millones de dólares a finales de 2024, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 3,1% entre 2019 y 2024, según Global Market Insights.

Esto se debe al aumento de la inversión en infraestructura de redes por parte de teleoperadores y gobiernos, propiciando así la evolución de las redes de datos móviles y domésticas y el aumento del ancho de banda y de las velocidades de conexión. Ahora, cuándo se está desplegando la red de datos de quinta generación, también conocida como 5G, que tiene una latencia de 1 a 5 milisegundos, muchas empresas apostarán por esta nueva tecnología que, según Masvoz, les supondrá múltiples ventajas:

--Ahorro de costes, gracias a la utilización de la misma red para la transmisión de datos y de voz. Además, las llamadas entre extensiones de la misma empresa serán gratuitas, reduciendo así el consumo hasta en un 80%.

--Flexibilidad. Aquellos empleados que opten por teletrabajar podrán disfrutar de este servicio como si estuviesen en la oficina ya que podrán comunicarse desde el propio ordenador, a través de la red doméstica de su casa.

--Mejora del servicio de atención al cliente. Las empresas podrán configurar diferentes funcionalidades con el propósito de que el cliente sienta que se le está prestando toda la atención que necesita. Por ejemplo, advertirle sobre el tiempo de espera, aconsejarle que cuelgue y avisarle que se pondrán en contacto con él en un tiempo determinado.

--Comunicaciones unificadas. El mismo sistema que se utiliza para realizar llamadas, también permite realizar videoconferencias o hacer las funciones de chat con el resto de compañeros de empresa.