El ecommerce B2C crece un 25%, frente al 2,4% del total del comercio

  • En cifras

compra comercio online

El comercio electrónico ha multiplicado por seis su cuota de mercado en apenas una década, hasta representar el 4,4% del total del comercio. Las tendencias del consumo online han evolucionado y los consumidores buscan experiencias mucho más personalizadas, variedad en la oferta y la opción de poder comprar a través de diferentes canales.

La economía digital está transformando, intensa y rápidamente, cada aspecto de nuestras vidas a todos los niveles, generando importantes cambios en los hábitos de consumo, y haciendo que el comercio electrónico crezca a pasos agigantados. Las cifras hablan por sí mismas: el comercio electrónico de bienes y servicios en España superó los 22.968 millones de euros en el primer semestre del 2019, un 25% más que el año anterior, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). En el mismo periodo, el total del comercio avanzó a un ritmo del 2,4%. Si excluimos los servicios, las compras online de productos durante el primer semestre alcanzaron los 4.886 millones de euros. En perspectiva, el ecommerce, que apenas tenía presencia en 2010, ha multiplicado por seis su cuota de mercado en apenas una década, hasta representar el 4,4% del total del comercio.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

En la última edición del estudio sobre el comercio electrónico B2C en España, el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de Información (ONTSI) constata esta tendencia y sitúa el volumen de negocio del ecommerce en España en 2018 en más de 40.000 millones de euros, con importantes aumentos en el número de compradores online y en el gasto medio por comprador.

Las tendencias del consumo online han cambiado y evolucionado hacia una nueva dirección, en la que los consumidores buscan experiencias mucho más personalizadas, variedad en la oferta y la opción de poder comprar a través de diferentes canales. En este sentido, el 96,7% de los internautas realiza una búsqueda online antes de realizar compras, ya sea offline u online, y el 49,3% realiza sus comprar a través de dispositivos móviles, lo que ha supuesto que la compra con smartphone se haya incrementado en casi un 10%, si bien el ordenador es el dispositivo más utilizado por los internautas para sus compras online (81%).

En el comercio electrónico B2C en España tienen especial relevancia los marketplaces, ya que unos 17 millones de consumidores hicieron sus compras a través de ellos en 2018. Llegan a estar incluso por encima de las propias webs de las marcas. En cuanto a las formas de pago, el 77,5% de los consumidores prefieren el pago con tarjeta, crédito o débito, sacándole ventaja a los intermediarios como Paypal (55,1%).

La demanda de contenido digital y suscripciones ha crecido considerablemente, llegando a situarse en los 10 millones de usuarios. En general, se trata de servicios de películas, series y video (84,2%), servicios de música y radio (30,7%). Asimismo, las herramientas de economía de plataformas o compraventa online están siendo muy recurrentes para los jóvenes (62,5%), como Wallapop, BlaBlaCar o AirBnB. Asimismo, el 14,7% de los internautas participa en campañas de crowfounding o ha hecho donaciones a través de Internet.

Además, el estudio confirma, una vez más, la importancia que el cliente da al precio, a la comodidad de las compras online y al ahorro de tiempo que éstas suponen. Ejemplo de ello es que, de los internautas que repiten compra en la misma web, 1 de cada 4 lo hace por el precio de sus productos. En cuanto a la logística, es decir, la distribución y entrega de pedidos online, un punto muy característico es la importancia que los consumidores otorgan a que los envíos sean gratuitos. Se valora también la flexibilidad en la entrega, tanto en horarios como en lugares, y los plazos, siendo razonable un plazo máximo de 3 días.

En conclusión, el informe confirma que la tendencia del comercio online B2C en España se está extendiendo de manera amplia, con un incremento en todos los indicadores. Además, este estudio confirma que la población española cada vez tiene más interiorizado el concepto de compra omnicanal, introduciéndose en el mundo online, pero complementándolo con el comercio tradicional.