El mercado de bienes tecnológicos de consumo se mantendrá al nivel de 2019

  • En cifras

teletrabajo4

En el último trimestre de 2020 diferentes indicadores apuntan a un escenario de estabilidad durante periodo de máxima actividad de ventas. La previsión de caída del 6% para el mercado de telco y smartphones, que representa el 40% de la facturación del mercado, se verá compensada por el negocio de IT/oficina, que se espera que crezca un 15%.

Recomendados

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

La era de la experiencia de cliente sin contacto Leer

Diario de un vendedor de tecnología Leer

Las últimas semanas y meses han resultado muy convulsas para todos los que trabajan en los mercados de bienes tecnológicos de consumo. De cara a próximos periodos, GfK prevé que el valor de este mercado se mantenga al nivel del año pasado. Una tendencia de crecimiento plano a cierre de 2020 equivaldría a mantener un valor de mercado estimado de 1 billón de euros, incluida Norteamérica, un buen resultado que se ha visto impulsado sobre todo por el auge del teletrabajo y demás actividades "en casa", y la demanda adicional generada por el auge de la digitalización durante el confinamiento.

“Prevemos que la actual recuperación del mercado continuará. En el último trimestre de 2020 diferentes indicadores apuntan a un escenario de estabilidad durante periodo de máxima actividad de ventas”, explica Norbert Herzog, experto de GfK para el sector de bienes tecnológicos de consumo. “Por otra parte, la volatilidad de los mercados no desaparecerá, ya que los patrones de demanda de los consumidores han experimentado y seguirán experimentando variaciones importantes. El sólido crecimiento del comercio electrónico representa la aceleración más significativa de dicho cambio de tendencia y supone un llamada a la acción para que tanto distribución como fabricantes avancen hacia el siguiente nivel de experiencia multicanal que los consumidores demandan”.

La disrupción ha golpeado los mercados de bienes tecnológicos de consumo desde la aparición de la COVID-19. Aunque este hecho no resulte a priori tan evidente en un mercado que crece un 0% con respecto a 2019, la realidad de las empresas está lejos de la estabilidad, como muestra la previsión de caída del 6 % para el mercado de telco y smartphones, que representa un 40% de la facturación del mercado de bienes tecnológicos de consumo. En el extremo positivo, se prevé que el valor del negocio de IT/oficina crezca un 15%. En este aspecto, el mercado ha pasado del "quiero" al "necesito" equipos informáticos debido a la necesidad de trabajar desde casa durante el confinamiento.

Por otra parte, con algún retraso y tras algunas caídas iniciales, el mercado de pequeño aparato electrodoméstico (PAE), se aceleró después del confinamiento hasta alcanzar un crecimiento de casi dos dígitos (9% en valor) en 2020. Asimismo, las categorías de electrónica de consumo (con una caída del 1% en valor) y de línea blanca (con un descenso del 2% en valor) acortaron distancias con respecto a los resultados del año pasado y se beneficiaron de la tendencia de "cocinar en casa" y el "entretenimiento en casa".

La demanda ha sufrido cambios: las zonas más desarrolladas del mundo afrontan mejor el impacto de la COVID-19 que las economías emergentes. Por ejemplo, Europa incluida la Comunidad de Estados Independientes, con una tasa de crecimiento del 5 %, demuestra una clara capacidad para invertir en bienes tecnológicos de consumo, incluso en épocas de crisis. Por contra, se prevé que los países asiáticos emergentes registren una caída del 6 %, ya que el difícil entorno económico afecta directamente a la capacidad de gasto de los consumidores.