El mercado de bienes tecnológicos de consumo resiste a la pandemia

  • En cifras

empleado hogar

El mercado disminuyó solo un 5,8% a medida que los consumidores recurrieron a la tecnología para ayudarles a afrontar la crisis: desde dispositivos para trabajar y estudiar en el hogar, a productos para todas las áreas del hogar, como entretenimiento, preparación de alimentos, limpieza y lavado, así como atención médica y bienestar.

Recomendados: 

La persistencia del ransomware Webinar 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

El valor del mercado global de bienes tecnológicos de consumo, excluyendo Norteamérica y Sudáfrica, cayó a 306.000 millones de euros durante los cierres de los comercios debido al COVID-19. Según el estudio Consumer Pulse de GfK, las ventas registraron una disminución del 5,8% durante el primer semestre. En comparación con otras industrias, esta es una disminución relativamente pequeña, ya que este mercado se benefició de las necesidades de trabajar y estudiar "en casa" y la digitalización durante el cierre.

A nivel mundial, la industria de electrónica de consumo ha demostrado ser muy resistente a la pandemia de COVID 19. La caída global de las ventas en la primera mitad del año fue muy moderada en comparación con otros sectores. Este desarrollo puede explicarse por la fuerza innovadora de la industria y, sobre todo, por la elevada demanda de productos técnicos durante la crisis: desde dispositivos para trabajar y estudiar en el hogar, a productos para todas las áreas del hogar, como entretenimiento, preparación de alimentos, limpieza y lavado, así como atención médica y bienestar.

Según el estudio Consumer Pulse de GfK, el 83% de los encuestados cambiaron su comportamiento de compra durante la pandemia. El estudio también revela que, durante los meses de marzo a junio, ocho de cada diez (78%) consumidores estaban preocupados por la pandemia. Sin embargo, hoy en día el 85% está preocupado por las repercusiones de la pandemia en la economía. A pesar de los inevitables desafíos para todos los mercados en el primer semestre de 2020, el mercado de bienes tecnológicos de consumo demostró ser resistente, disminuyendo solo un 5,8% a medida que los consumidores recurrieron a la tecnología para ayudarles a afrontar la crisis.

En los últimos meses, durante lo que llamamos las fases de "pánico" y "adaptación" a la pandemia, se vio un impacto negativo significativo en las ventas debido a los cierres de los comercios minoristas. Hubo un claro cambio en la demanda de “querer” a “necesitar” al inicio de la pandemia. Las experiencias "en casa", a saber, "oficina en casa", "comer en casa", "entretener en casa" y "limpiar en casa" mantuvieron el mercado en marcha. Las tendencias subyacentes que siguieron siendo cruciales incluso para estas experiencias "en el hogar" fueron el rendimiento, la simplificación, las compras sin fronteras y la salud e higiene. Estas tendencias seguirán siendo importantes incluso en la fase de "nueva normalidad", apunta la consultora.