El 56% de las workstations vendidas en el canal español son portátiles

  • En cifras

Lenovo workstation

El cambio a equipos portátiles ha sido impulsado por mejoras continuas en el rendimiento de los equipos durante los últimos años, y fue impulsado en 2020 y en la primera mitad de 2021 por los cambios en los patrones de trabajo en respuesta a la pandemia. Los tres principales proveedores de workstations que trabajan a través de distribuidores son HP, Lenovo y Dell.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Diez cosas que debe buscar en una solución RMM Leer

Almacenamiento de vanguardia para la pyme Leer

El aumento de la demanda de dispositivos móviles resultante de la pandemia de la COVID-19 ha provocado cambios significativos en el mercado de workstations, según los últimos datos publicados por Context. Los modelos portátiles se convirtieron en el formato dominante a fines del año pasado y representaron el 60% de todas las estaciones de trabajo vendidas a través de los distribuidores más grandes de Europa Occidental a principios del segundo trimestre de 2021, en comparación con el 49% hace un año. En España, el porcentaje de workstations portátiles suministradas asciende ya al 56%.

Estos cambios responden al fuerte crecimiento de las ventas de dispositivos móviles registrado en 2020 y en el primer trimestre de 2021, y a las caídas significativas en las de productos de sobremesa. En abril y mayo de 2021, el número de portátiles vendidos volvió a aumentar un 81% interanual, mientras que las ventas de equipos de sobremesa también crecieron en este período, pero en menor cantidad.

Los tres principales proveedores de estaciones de trabajo que trabajan a través de distribuidores siguen siendo HP, Lenovo y Dell, los cuales vieron cambiar su mix de producto durante la pandemia, aunque en diversos grados. A principios del segundo trimestre de 2021, los dispositivos móviles representaban el 58% de las ventas de workstations de HP, el 70% de Lenovo y el 53% de Dell.

"El cambio a equipos portátiles ha sido impulsado por mejoras continuas en el rendimiento de los equipos durante los últimos años, y fue impulsado en 2020 y en la primera mitad de 2021 por los cambios en los patrones de trabajo en respuesta a la pandemia", señala Marie-Christine Pygott, analista senior de Context. "Se espera que la demanda en el segmento se mantenga alta a medida que avanza la digitalización en una serie de industrias y aumenta la necesidad de potencia informática para gestionar tareas complejas".