IaaS liderará el gasto en servicios de nube pública, que crecerá un 20,4% en 2022

  • En cifras

Digital cloud

SaaS sigue siendo el segmento del mercado de servicios de nube pública más grande, y se pronostica que alcanzará los 176.600 millones de dólares en 2022. Tecnologías emergentes, como la computación perimetral a hiperescala y SASE, están creando flujos de ingresos adicionales para los proveedores de nube pública.

Se pronostica que el gasto de los usuarios finales en servicios de nube pública crecerá un 20,4% en 2022, hasta un total de 494.700 millones de dólares, frente a los 410.900 millones de dólares en 2021, según el último pronóstico de Gartner, que espera que el mercado alcance casi 600.000 millones en 2023.

"La nube es la potencia que impulsa las organizaciones digitales de hoy", señala Sid Nag, vicepresidente de investigación de Gartner. "Los CIO están siendo reflexivos en su elección de proveedores de nube pública para impulsar resultados comerciales y tecnológicos específicos en su viaje de transformación digital".

SaaS sigue siendo el segmento del mercado de servicios de nube pública más grande, y se pronostica que el gasto de los usuarios finales alcanzará los 176.600 millones de dólares en 2022. Se pronostica que la infraestructura como servicio (IaaS) experimentará el mayor crecimiento del gasto en 2022, cifrado en un 30,6%, seguido por el segmento de escritorio como servicio (DaaS), con un 26,6%, y la plataforma como servicio (PaaS), con un 26,1%. La nueva realidad del trabajo híbrido está impulsando a las organizaciones a alejarse de soluciones informáticas de cliente tradicionales, como PCs de sobremesa, y migrar hacia DaaS, lo que está impulsando el gasto hasta los 2.600 millones de dólares en 2022. La demanda de capacidades nativas de la nube por parte de los usuarios finales hará que PaaS crezca hasta los 109.600 millones.

Las tecnologías emergentes de computación en la nube, como la computación perimetral a hiperescala y el perímetro del servicio de acceso seguro (SASE), están interrumpiendo los mercados adyacentes y formando nuevas categorías de productos, creando flujos de ingresos adicionales para los proveedores de nube pública.

"Los líderes de TI que ven la nube como un facilitador en lugar de un estado final tendrán más éxito en sus viajes de transformación digital", apunta Nag. "A las organizaciones que combinan la nube con otras tecnologías emergentes adyacentes les irá aún mejor".