Pilares para aprovechar el Programa Kit Digital de ayudas para las pymes

  • PYME

pymes autonomo transformacion

Para obtener una buena rentabilidad de este programa de ayudas, con el que el Gobierno y la UE impulsarán la implantación de soluciones digitales en pequeñas y medianas empresas, las pymes deberán esforzarse por seguir una serie de pautas que le marquen con criterio el camino en su proceso de transformación digital.

Recomendados: 

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Mejorando la experiencia del trabajador remoto Webinar

Si estos dos últimos años fueron los de la superdigitalización en soluciones improvisadas para la supervivencia de las pymes, frente a las restricciones de la pandemia, este 2022 será el año de la digitalización bien estructurada, programada y planificada para ayudar a impulsar la recuperación y afrontar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas, a medio y largo plazo. Entre los principales motivos para que este sea el "año digital" está el asentamiento de las costumbres digitales, que se trasladan en una mayor confianza del consumidor que poco a poco ha dado el salto online en su forma de comunicarse y comprar.

Esta tendencia digital se verá motivada en el 2022 por la llegada del Programa Kit Digital de ayudas para las pymes, que contará con categorías que incluyen desde la creación de un sitio web, pasando por su posicionamiento en Internet, y la implantación del comercio electrónico o la gestión de sus redes sociales de una manera profesional, entre otras categorías digitales. Gracias a esto, las empresas tendrán en 2022 la posibilidad de impulsar su transformación digital de una manera efectiva, con la solución digital que mejor se adapte a sus necesidades, a través de un Agente Digitalizador, que será la figura acreditada dentro de AceleraPyme – Red.es para el desarrollo de ese servicio digital.

Con un presente digitalizador completamente encima, la pyme que quiera obtener una buena rentabilidad deberá esforzarse en seguir una serie de pautas, que le marquen con criterio el camino en su proceso digitalizador. Los expertos de Cosmomedia lo resumen con cinco pilares básicos:

--Punto de partida, situación del sector y valor competitivo. En la inmensidad de la Red, el valor diferencial permite a la pyme destacar frente a su competencia, para tener ese espacio digital donde crecer. Y es que, en Internet, las pymes con más éxito son aquellas capaces de satisfacer necesidades concretas que los grandes marketplaces no puedan aportar. Se trata de que la pyme analice su punto de partida, dónde se sitúa en el sector y qué puede aportarle que sea diferente.

--Estrategia digital adaptada a la pyme

La elaboración de una estrategia digital que se adapte a la situación de cada empresa es también clave. Precisamente, el Programa Kit Digital establece como primer y obligatorio paso realizar un Test de Diagnóstico Digital que sirva para estudiar su situación particular. En esta estrategia digital, elaborar un plan de marketing digital y visibilidad en Internet puede suponer el impulso que la pyme necesita, a través de las herramientas digitales más adecuadas.

--Herramientas digitales para la pyme. La inversión en marketing digital crecerá en 2022, motivada por las ayudas a la digitalización y por el auge de las compras online. En esta inversión, el eje central seguirá estando en la creación de una página web moderna y actual que se adapte a dispositivos móviles, pero que además esté planteada para aparecer en los mejores resultados de Google, o configurada para la venta online. Con la web como eje de toda la estrategia digital de la pyme, la apuesta por su promoción con contenidos tipo blog, vídeos, tutoriales y todo ello difundido a través de canales digitales centrará otro aspecto fundamental en la transformación digital de las empresas.

--Redes sociales como canal principal de comunicación digital. En el proceso de compra y conexión de los clientes, la gestión de las redes sociales supone la forma cercana de conectar primero para vender después. Precisamente, el informe anual de IABSpain establece que el 46% del tráfico de venta online procede de las redes sociales, y que el 46% restante viene de la publicidad online. La segmentación de los anuncios en redes, cada vez más personalizados, permite que la pyme que ha encontrado ese valor diferenciador, pueda conectarlo con su público.