El 68% del malware llega a las empresas a través de aplicaciones cloud

  • Seguridad

malware codigo malicioso

Las aplicaciones de almacenamiento en la nube representan casi el 67% de la entrega de malware en la nube, y los documentos de Office maliciosos ya suponen el 43% de todas las descargas de malware. Además, el 97% de las apps en la nube son "Shadow TI", por lo que escapan al control de los equipos de TI.

Recomendados: 

Seis razones para proteger Salesforce con una solución de terceros Leer

Nutanix Enterprise Cloud Index - Situación en España Leer

La continua proliferación de aplicaciones en la nube a nivel empresarial, cuya adopción aumentó un 22% durante los primeros seis meses de 2021, es un caldo de cultivo para el malware. De hecho, el malware entregado a través de aplicaciones en la nube representa el 68% de todo el malware que llega a las organizaciones, como indica la nueva edición de Netskope Cloud and Threat Report, realizado por Netskope Threat Labs. Las aplicaciones de almacenamiento en la nube representan casi el 67% de la entrega de malware en la nube, y los documentos de Office maliciosos ya suponen el 43% de todas las descargas de malware.

Según la investigación, una empresa con entre 500 y 2000 empleados utiliza de media 805 aplicaciones y servicios en la nube diferentes. De este total, el 97% de esas aplicaciones son "Shadow TI", es decir, no han sido autorizadas, ni están cubiertas y protegidas por los equipos de TI corporativos. Pero el uso de aplicaciones en la nube no autorizadas no es la única amenaza potencial identificada en el informe, que también indica la necesidad de aumentar la gestión de las aplicaciones en la nube autorizadas y los servicios IAAS. En la actualidad, más de un tercio (35%) de todas las cargas de trabajo en AWS, Azure y Google Cloud Platform son "no restringidas", es decir, están abiertas a la visión pública de cualquier persona en Internet.

Los investigadores también han identificado una oportunidad de ataque emergente en el uso generalizado (97%) de credenciales corporativas de Google que se utilizan como un atajo para iniciar sesión en aplicaciones de terceros. Al utilizar los inicios de sesión de Google como acceso directo, una aplicación de terceros solicita una serie de permisos, que pueden variar desde "ver la información básica de la cuenta" hasta "ver y gestionar los archivos de Google Drive". Las aplicaciones de terceros que solicitan ver y gestionar los archivos de Google Drive suponen una importante amenaza de exposición de los datos corporativos.

Para Ray Canzanese, director de Investigación de Amenazas de Netskope, "las tendencias reveladas en la investigación muestran que las empresas deben replantearse la seguridad basándose en la realidad del uso de las aplicaciones en la nube. Deben favorecer unaarquitectura de seguridad que proporcione un contexto para las apps, los servicios en la nube y la actividad de los usuarios de la web, y que aplique controles de confianza cero para proteger los datos donde sea y como sea que se acceda a ellos".

Por otra parte, el informe señala que los empleados intentan filtrar cantidades significativas de datos de trabajo antes de abandonar sus puestos. Los empleados que dejan su puesto suben tres veces más datos a las aplicaciones personales en los últimos 30 días de trabajo, y el 15% de esos datos se originan en una instancia de aplicación corporativa o violan directamente una política de datos corporativa. Las instancias personales de Google Drive y Microsoft OneDrive son los objetivos más populares.