Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las rebajas no cumplen con las expectativas de los retailers

  • Al día

retail rebajas

Durante la campaña de Navidad las ventas han sido bastante flojas, especialmente durante la primera quincena, y ahora estas rebajas se presentan 'tibias', algo que se atribuye al auge del comercio electrónico y la fiebre de los descuentos permanentes, que han generado un profundo cambio en los hábitos del consumidor.

Más sobre Tendencias TI

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española en datos

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Índice de interconexión global

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente

SophosLabs 2019 Threat Report

Construyendo las plataformas digitales del futuro

A pesar de la gran afluencia de consumidores a las tiendas el 7 de enero, día de inicio oficial de las rebajas, después de 10 días, la valoración por parte de los comerciantes es que estamos ante unas rebajas “tibias”.

Durante 2018 los descuentos constantes se han perpetuado en el sector, lo cual repercute de forma directa en las rebajas: lo que el consumidor gasta en un momento, no lo gasta más tarde. De hecho, muchos comerciantes tenían ya descuentos en sus establecimientos en las semanas previas, restando así impacto al efecto llamada de las rebajas y diluyendo, incluso, las ventas de la campaña navideña.

“A falta de los datos definitivos de diciembre, sabemos que durante la campaña de Navidad las ventas han sido bastante flojas, especialmente durante la primera quincena”, afirma el presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, para quien este descenso de ventas tiene, dos motivos fundamentales: el auge del comercio electrónico y la fiebre de los descuentos permanentes, que han generado un profundo cambio en los hábitos del consumidor.

Desde la CEC recuerdan que la contención del consumo también tiene como causa directa otro factor de gran importancia como es la confianza del consumidor, que repercute directamente en las ventas del comercio minorista y que actualmente se encuentra muy dañada debido a la incertidumbre política.

Estas tendencias han tenido un fuerte impacto en el pequeño y mediano comercio, que no puede seguir el ritmo y no puede seguir reduciendo sus márgenes. Ya estamos viendo las consecuencias, de hecho, 2018 terminó con 6.698 pymes de comercio activas menos que en 2017, lo cual da una idea de la “debacle” que está viviendo el sector.