Charmex dota a los Salesianos de Horta de tecnología audiovisual avanzada

  • Al día

Charmex salesianos

Como parte de su proceso de innovación educativa, la institución ha incluido en sus aulas monitores interactivos Traulux, barras de videoconferencia Poly Studio y mini ordenadores Chromebox, lo que les ha permitido adaptarse a los nuevos tiempos y mantener un trato cercano con sus alumnos.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Fundado en 1940 en Barcelona, los Salesianos de Horta acoge alumnos de las etapas de Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Para hacer frente con garantías a los nuevos retos, desde la institución se decidió hacer una inversión en equipos de videoconferencia y monitores interactivos. Concretamente, adaptaron sus aulas con más de monitores interactivos Traulux, una barra de videoconferencia Poly Studio USB y un mini ordenador de tamaño compacto Chromebox. El equipamiento ha sido suministrado por Charmex y su partner tecnológico Vistalegre Solutions.

Para clases remotas o semipresenciales, la cámara de videoconferencia Poly Studio USB aporta por un lado, una captación sonora de primer nivel, sin necesidad de usar micrófonos personales tipo solapa, con la comodidad que ello representa. Recoge perfectamente la voz del profesor a unos cuatro a cinco metros, además de eliminar los ruidos de fondo. Además, la barra de videoconferencia Poly Studio incluye la tecnología de seguimiento automático, que es capaz de mantener el encuadre del profesor, aunque este se vaya desplazando por el aula. Los altavoces, también de gran calidad, garantizan escuchar a los alumnos que están desde casa.

En cuanto a los monitores interactivos Traulux, desde la institución explican que “son una gran herramienta, tanto en clases semipresenciales o remotas como en las presenciales”. En total se han integrado más de 20 equipos de 86 pulgadas, con calidad visual 4K, gran ángulo de visión y brillo, “que nos permiten desarrollar las clases a plena luz del día y sin sombras”, dicen desde los Salesianos de Horta.

Con los monitores también pueden preparar el material en PDF, Powerpoint, Word, Excel o incluso usar videos o ir a internet para incluir en la clase cualquier material disponible en las redes. “Para las clases presenciales usamos la aplicación de pizarra infinita, con sencillos gestos podemos desplazar las anotaciones, cambiarlas de tamaño, duplicarlas, o incluso desplazar toda la pizarra, es perfecta para organizarlo todo. Además, se pueden importar fácilmente imágenes, o recortes, que nos sirvan de apoyo”, señalan. Todo se puede guardar en una llave USB, en la memoria interna, o en la nube, y para las clases más dinámicas se conectan los dispositivos de los alumnos inalámbricamente para compartir su trabajo con el resto de la clase.

Dentro de su proceso de innovación, también han añadido un mini ordenador Chromebox, que es una pequeña cajita sin pantalla, ni teclado, equipada con un procesador Intel Celeron 5205 U y 4 GB de memoria RAM. Este dispositivo es ideal para utilizarse junto con los monitores interactivos, con él pueden acceder al ecosistema Google Workspace for Education, gracias al cual, “algunas clases, ya sean presenciales o remotas, las desarrollamos sobre nuestra cuenta de Google, y para ello conectamos la cámara y el monitor interactivo a un mini ordenador ChromeBox. En él generamos una videollamada al instante con Meet, hacemos colaborar al alumno desde casa con la pizarra Jam Board y lo gestionamos todo desde nuestro Google Classroom”, aseguran desde la institución.

El dispositivo ChromeBox (que cuenta con certificación GMS) también da la posibilidad de acceder a Play Store y usar aplicaciones educativas, que permiten hacer las clases más cooperativas y así podemos aplicar metodologías más competenciales, tan necesarias para el proceso de innovación pedagógica que los Salesianos de Horta está llevando a cabo. “Todas estas herramientas nos acercan a nuestros alumnos, permitiéndonos en cualquier circunstancia mantener el trato cercano y así adaptar el sueño de nuestro fundador San Juan Bosco al siglo XXI”, concluyen.