PayPal ya es el segundo método de pago más utilizado en nuestro país

  • Al día

PayPal

Las operaciones online ya son una realidad para 8 de cada 10 personas, y el uso de apps financieras se ha disparado, especialmente en los últimos dos años. Entre las ventajas de los sistemas de pago electrónicos destacan la comodidad, la seguridad y beneficios económicos como descuentos, operaciones sin intereses o pagos sin comisiones.

El crecimiento del ebanking, la tecnología financiera y los sistemas de pago alternativos es sumamente relevante para promover un modelo financiero sostenible. En el mundo Fintech, España ocupa la séptima posición a nivel europeo, según el informe de Ernst & Young (EY). La escuela de negocios TBS Education en su reciente informe sobre la situación española en el ámbito del comportamiento del consumidor en la digitalización bancaria, muestra que el incremento anual en España de búsquedas de apps financieras en 2020 aumentó un 56% respecto a 2019.

PayPal ya es el segundo método de pago más utilizado en España, después de las tarjetas de crédito. Esta plataforma de pago, seguida de otras como Bizum, Google Pay o Apple Pay, ha tenido una gran penetración en el sector comercial, permitiendo el acceso a servicios de una forma más rápida y práctica, y al alcance de todo el mundo.

Los sistemas de pago alternativos ofrecen principalmente comodidad. Evita las filas del banco para las gestiones financieras o para sacar efectivo. Dispone, en muchas ocasiones, de un gestor personal online, y el acceso a la mayoría de los servicios queda al alcance de un clic, y también se pueden vincular las cuentas o automatizar los pagos. Además, los trámites de pago son más rápidos al tener comunicación directa con la banca online.

Los mecanismos de seguridad propios de las apps financieras son más seguras que las tarjetas de crédito. Las acciones de pago se realizan normalmente a través de datos como el número de teléfono o el correo electrónico, que permiten no dar ningún dato relacionado con la cuenta bancaria. Además, los pagos en línea tienen mecanismos de seguridad que cifran todos los datos de las operaciones y piden confirmación directa con el banco.

Como el sistema de pagos online está aún acabándose de incorporar al mercado, actualmente ofrece muchas ventajas económicas para el consumidor. Las operaciones online ya son una realidad para 8 de cada 10 personas, según un estudio que realizó Mastercard en 2020. Sin embargo, este es un mercado que aún se abre paso entre los métodos de pago tradicionales, este ofrece ventajas económicas como descuentos, operaciones sin intereses, facilidad de contrataciones o pagos sin comisiones.

Actualmente, las nuevas formas de comunicación han permitido a las apps de pago ir un paso más allá, y poder integrar las diferentes actividades diarias en cualquier momento y lugar, como pedir comida a domicilio, poner gasolina, pagar parking o pagar a través de lugares alternativos en comercios que no disponen de TPVs.

“Con todo esto, el uso y consumo de servicios de banca digital seguirá creciendo en penetración en la población y en la convivencia entre la banca y las fintech. Los servicios bancarios y financieros continuarán el proceso de innovación e integración de los nuevos métodos de pago”, apunta Edgar Sánchez, profesor colaborador de TBS Education.