Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reduce hasta un 60% los costes de infraestructura gracias a la nube

  • Cloud

cloud generica

La nube está permitiendo a muchas compañías adaptarse a la nueva forma de trabajo que impone la pandemia, permitiendo crear escritorios remotos, de manera rápida y bajo demanda, así como desplegar infraestructura VPN, call centers virtuales y sistemas de videoconferencia en horas.

La adopción de estrategias cloud ha sido una constante en los últimos años, ya que es una manera de consumir tecnología que aporta la flexibilidad que necesitan las empresas para abordar su transformación digital y desplegar sus servicios con mayor agilidad. Es esa elasticidad y su modelo de costes flexible lo que está permitiendo a las empresas adaptar su infraestructura y sus sistemas a las necesidades que surgen durante la pandemia global, provocada por el coronavirus.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Los expertos de Linke están ayudando a las organizaciones a reducir los costes de infraestructura, adaptándola a las nuevas necesidades empresariales. Se trata, como subraya su CTO, Ricardo Casanovas, de “rebajar los costes directos, beneficiándose de la elasticidad y el modelo de pago por uso para disminuir el gasto asociado a aquellas infraestructuras que ahora estén infrautilizadas”. Linke asegura que sus clientes están ahorrando entre un 20% y un 60%, en función de su tamaño, las acciones emprendidas y las regiones en las que estén los recursos.

La nube está permitiendo a muchas compañías adaptarse a la nueva forma de trabajo que impone la pandemia. El equipo de Linke ha identificado varios escenarios de actuación:

o Creación de escritorios remotos, de manera rápida y bajo demanda. En cuestión de horas, las empresas pueden disponer de espacios de trabajo para que sus empleados puedan conectarse y trabajar desde cualquier parte del mundo.

o Configuración de VPNs. Hay muchas empresas que no tienen sus infraestructuras dimensionadas para que todo su personal pueda trabajar en remoto y esto satura su capacidad para operar. La nube facilita el despliegue la infraestructura VPN en horas para tener a toda la plantilla trabajando en pocas horas.

o Sistema de videoconferencia. Un ejemplo es Amazon Chime, que no solo facilita las reuniones online, sino que permite chatear y establecer llamadas tecnológicas. Su implantación es también rápida.

o Despliegue de call centers virtuales. Utilizando Amazon Connect, que integra tecnologías, como automatizaciones, chatbot o asistentes virtuales de voz, se puede ampliar la capacidad de atención de un call center, al poder redirigir llamadas para ser más eficientes.

En definitiva, la nube puede ayudar a los equipos de tecnología a ajustar su infraestructura a la nueva situación de la empresa y contribuir, así, a disminuir los gastos, pero también a poner en marcha servicios necesarios para mantener las operaciones de negocio.