Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los pagos invisibles comienzan a popularizarse

  • Distribución

amazon go

Los pagos contactless ya no son la última tendencia. La revolución llega de la mano de los pagos invisibles que eliminan la necesidad de llevar efectivo o tarjetas y de pasar por caja. Ello redunda en una mejora de la experiencia de cliente, y genera ventajas para el comercio, que no debe cobrar de manera manual.

La transformación digital del proceso de compra busca reducir al mínimo los pasos de los consumidores para hacerse con su compra, también a la hora de pagar. Lo último en medios de pago va más allá del pago contactless mediante smartwatch o móvil, a lo que ya estamos acostumbrados. La última tendencia son los pagos invisibles, que eliminan la necesidad de llevar efectivo o tarjetas y de pasar por caja, además de evitar largas esperas o dificultades con la emisión del ticket.

Con los pagos invisibles, los clientes de la tienda sólo deben poner sus productos en la cesta y salir de la tienda siempre que tengan lo que necesitan, de manera que el pago se realiza automáticamente cuando el cliente sale. Para integrar los pagos invisibles en el comercio, es necesario que se digitalice creando una aplicación para que el cliente pueda acceder y comprar desde su teléfono móvil en cualquier momento y desde cualquier lugar, teniendo en cuenta los estándares de seguridad que garanticen la confidencialidad de los datos bancarios del consumidor. Gracias a ello, se podría reservar un producto y recogerlo sin esperas puesto que el importe se cargará a la tarjeta vinculada a la aplicación. La automatización del pago mejora el proceso y, además, diferencia los comercios con respecto a la competencia.

La simplificación del procedimiento redunda en una mejora de la experiencia de cliente. Con los pagos invisibles disminuye el tiempo de compra evitando que el consumidor tenga que pasar por caja, creando mayor comodidad. A la vez, genera ventajas para el comercio que no debe cobrar de manera manual y puede dedicar ese tiempo a mejorar la atención a sus clientes, ofreciéndoles asesoramiento permanente y diferentes experiencias de compra.