Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las ventas de portátiles en el canal europeo crecieron un 55%

  • En cifras

COVID-19 empleado portatil

La demanda de dispositivos de aprendizaje y trabajo a distancia se mantuvo alta en el segundo trimestre, que arrancó con estrictos bloqueos y terminó con la flexibilización de las medidas más restrictivas. España es uno de los países donde más se notó este repunte, con un aumento de ventas de portátiles del 41,3%, mientras que las de PCs de sobremesa bajaron un 31,7%.

El fuerte impulso del mercado de PCs portátiles relacionado con la pandemia, observado a finales del primer trimestre de 2020, continuó en el segundo trimestre, según los últimos datos publicados por Context.

Los portátiles continuaron experimentando un crecimiento extraordinario en los distribuidores más grandes de Europa Occidental, con un aumento del 55% en los volúmenes de ventas durante el segundo trimestre de 2020, en comparación con el mismo período del año anterior. El aumento fue impulsado por la entrega de los pedidos del primer trimestre a medida que la oferta de productos mejoró, pero también por los nuevos pedidos recibidos, ya que la demanda de dispositivos de aprendizaje y trabajo remoto se mantuvo alta en un trimestre que comenzó en una época de estrictos bloqueos y terminó con la flexibilización de las medidas más restrictivas. Las ventas de portátiles fueron sólidas en los segmentos empresarial y de consumo, aunque las ventas de portátiles profesionales mostraron un rendimiento más sólido: los portátiles destinados a empresas aumentaron un 70,4%, mientras que los sistemas de consumo crecieron un 38%. En España las ventas de portátiles aumentaron un 41,3%.

El panorama fue completamente diferente para los PCs de sobremesa, cuyos volúmenes de ventas cayeron un 27,8% en el segundo trimestre, caída que en España fue del 31,7%. Los sistemas profesionales bajaron un 31,6% y los productos de consumo un 17,5%. Los fabricantes de equipos originales en todos los países de Europa Occidental vieron caer la demanda de la categoría, y los distribuidores han expresado una gran preocupación por el aumento en los niveles de existencias. Claramente, la pandemia ha actuado como un acelerador del movimiento hacia los sistemas móviles a expensas de los productos fijos. Sin embargo, cabe señalar que los PCs de obremesa para empresas se enfrentaron una difícil comparación interanual, debido al crecimiento del 17% registrado hace un año cuando las organizaciones se preparaban para migrar a Windows 10.

En cuanto a las ventas por canal, en los canales de consumo los retailers experimentaron una caída en la participación de las ventas después del cierre de tiendas debido a la pandemia, en beneficio de las ventas de los etailers de consumo. En los canales profesionales, los volúmenes de portátiles distribuidos a través de revendedores para pymes cayeron secuencialmente en abril, debido a que algunas empresas optaron por comprar online a etailers de consumo cuando varios revendedores pequeños y medianos quedaron inactivos durante el pico de la crisis.

“Las cifras son consistentes con los desafíos planteados por la pandemia, incluidos los cambios en la demanda y el comportamiento de compra, el cierre de tiendas, las empresas que estuvieron temporalmente inactivas y las oficinas trabajando en remoto”, señala Marie-Christine Pygott, analista senior de Context. “Los portátiles han demostrado ser el formato de PCa preferido. Otros equipos de TI orientados a facilitar el trabajo remoto y la educación en el hogar también han funcionado bien durante la crisis, incluidos monitores, accesorios y software de comunicaciones".

En el tercer trimestre de 2020, se espera que la demanda portátil se mantenga saludable en varios segmentos. Sin embargo, existe un alto nivel de incertidumbre con respecto al impacto de la crisis en las economías de Europa Occidental, lo que significa que muchas organizaciones serán muy cautelosas en el gasto en TI durante los próximos meses, augura Context.