La pandemia ha impulsado la adopción de marketplaces tanto B2B como B2C

  • En cifras

compra online ecommerce

Los marketplaces B2B están creciendo a un ritmo muy rápido, con una tasa de crecimiento del 38% en 2020. Asimismo, el fenómeno Click and Collect ha experimentado un importante crecimiento en el último año, así como la aparición de figuras como los gestores de atención al cliente y nuevos procesos de gestión.

Recomendados: 

8 pasos para llevar su empresa hacia la transformación digital Leer

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

La Covid-19 ha puesto de manifiesto una serie de puntos débiles, tanto en la cadena de suministro como en los procesos de realización de pedidos. Los sistemas de ecommerce existentes no han sido capaces de soportar los nuevos procesos de negocio y en algunos casos las plataformas se han visto paralizadas a causa de elevados e inesperados picos de tráfico, lo que ha hecho que muchas empresas se hayan replanteado sus tiendas online.

El comercio digital está experimentado una revolución de gran índole, un inmenso cambio que, según VTEX, ha propiciado la aparición de cinco grandes tendencias dentro del ecommerce que seguirán dominando este 2021:

-- Auge de los marketplaces para satisfacer las necesidades de los clientes. En 2020 se ha producido una carrera por implantar marketplaces propios, tanto por parte de las empresas B2B como de las B2C. Este fenómeno se explica por la necesidad de compensar la pérdida de ingresos debido al cierre de las tiendas físicas durante los periodos de confinamiento, la intención de superar este entorno critico en el que se encuentra toda la cadena de suministro, así como poder incorporar nuevos productos sin asumir costes de inventario. Los marketplaces B2B están creciendo a un ritmo muy rápido, con una tasa de crecimiento del 38% en 2020.

Daniela Jurado, directora de Europa Occidental de VTEX, afirma que “hemos observado un crecimiento constante de ecommerce que se han convertido en markerplaces en el último año, y, además, alrededor del 35% de las ventas de algunos de nuestros clientes han crecido a través del comercio colaborativo. Este dinamismo es positivo e indica que muchas empresas también están optando por vender productos de otras marcas en su ecommerce”.

--Aumento de la demanda hiperlocal. La necesidad de quedarse en casa y las normas de distanciamiento social han estimulado como nunca la demanda hiperlocal. Las empresas han comenzado a contemplar el sector de los envíos a domicilio desde una nueva perspectiva, implementando rápidamente marketplaces con el objetivo de añadir proveedores y nuevos partners y aprovechar el envío directo y todas las oportunidades que esta creciente tendencia puede ofrecer a nivel local.

--La omnicanalidad como prioridad principal. El fenómeno Click and Collect ha experimentado un importante crecimiento en el último año. Aquellos negocios que ya se habían centrado en la omnicanalidad como objetivo estratégico antes de la pandemia, ahora están recuperando la inversión, ofreciendo recogidas y entregas a domicilio, por ejemplo.

--Creciente uso de la inteligencia artificial y el machine learning para mejorar la logística. La pandemia ha provocado importantes interrupciones en las cadenas de suministro y los cambios de la normativa mundial siguen suponiendo un reto para toda la gestión logística. La IA ayuda a los retailers a aprovechar y utilizar los datos de inventario de las tiendas, incluso durante las horas en que están cerradas, para poder atender a los clientes sin interrupciones.

--Ampliación de la oferta de servicios digitales al cliente. El escenario impuesto por la pandemia ha creado nuevos retos para todos los implicados en la atención al cliente. El gran aumento del volumen de llamadas entrantes, y la generalización de nuevos modelos de trabajo a distancia y flexibles, han favorecido la aparición de figuras como los gestores de atención al cliente (CSR), así como nuevos procesos de gestión. Las organizaciones de servicios están abordando estos retos mediante la introducción de servicios digitales en sus modelos de negocio, que van desde el chat en línea hasta las funciones de autoservicio accesibles directamente en los sitios web.

“La continuidad de la pandemia nos hace predecir que más consumidores se inclinarán todavía más hacia la compra online u omnicanal, como por ejemplo aquellos que comprueban la disponibilidad del artículo en Internet y lo compran después en la tienda física, o viceversa. Para las empresas que en la actualidad venden bienes y servicios de consumo y que no han implementado todavía una estrategia de comercio digital ha llegado el momento de adaptar sus estrategias para garantizar una experiencia de compra multicanal óptima para un consumidor cada vez más exigente, al mismo tiempo que se debe atender un volumen creciente de peticiones en el canal ecommerce”, concluye Daniela Jurado.