El mercado mundial de bienes de consumo tecnológicos cerró 2020 en positivo

  • En cifras

empleado hogar

La demanda de productos de TI y de oficina para seguir trabajando y estudiando desde casa hizo que finalmente el mercado registrase un crecimiento del 2% en todo el año. Esto favoreció tanto a los vendedores online puros como a los retailers tradicionales con tienda online, que crecieron un 39% y un 69%, respectivamente.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer 

La pandemia COVID-19 interrumpió múltiples industrias en 2020, sin embargo, el mercado mundial de bienes de consumo técnicos (excepto América del Norte) mostró una gran resiliencia con un crecimiento de ingresos del 2% en todo el año, según GfK. Los consumidores recurrieron a la tecnología para seguir trabajando y aprendiendo mientras se quedaban en casa, lo que condujo a un aumento de la demanda de productos de TI y de oficina. Igualmente importante era la necesidad de la comodidad que ofrecían los electrodomésticos para cocinar y limpiar, especialmente en Europa y otras regiones prósperas.

"2020 fue un año sin precedentes, y al final, el COVID-19 resultó ser un motor de la industria tecnológica", explica Norbert Herzog, experto en bienes técnicos de consumo de GfK."Esto tendrá un efecto duradero a medida que la digitalización del hogar se aceleró y los consumidores invirtieron fuertemente en equipos de TI y electrodomésticos. Hoy en día, el número de productos por hogar es más alto que nunca, empujando a los mercados de bienes de consumo tecnológicos a aumentar los niveles de ingresos a largo plazo”.

El COVID-19 interrumpió los canales de compra preferidos de los consumidores. Los expertos de GfK creen que el impulso al comercio electrónico impulsado por los bloqueos de 2020 es irreversible, y los consumidores mantienen altas expectativas en este canal para 2021. Pero los principales ganadores entre los principales mercados europeos, incluida España, no fueron los vendedores online puros, que crecieron un 39% en comparación con 2019. Más bien, fueron las tiendas online de los comercios minoristas tradicionales las que más ganaron, con un repunte del 69%. Muchos consumidores se mantuvieron leales a sus retailers cuando se vieron obligados a comprar online. Como resultado, durante algunas semanas de bloqueo las tasas de crecimiento ascendieron un 200%.

De enero a diciembre de 2020, el número de marcas vendidas por los distribuidores aumentó en un 6%, a medida que cada vez más marcas siguieron estrategias de venta indirecta para impulsar el suministro. Las ventas de los distribuidores aumentaron un 4% en Europa.

En lo que va de 2021, las altas tasas de infección por COVID-19 han afectado principalmente a los mercados desarrollados, en particular Europa y América. Al comparar los bloqueos de marzo/abril del año pasado con los de noviembre/diciembre en los cinco países europeos más grandes, el efecto negativo global parece reducirse. De hecho, las ventas de bienes de consumo tecnológicos incluso aumentaron durante la semana 47 de 2020 a la semana 2 de 2021, un 11% más.