Los directores financieros dan prioridad a las inversiones en transformación digital

  • En cifras

Directivo

Los CFO expresan su deseo de recortar el gasto en inversiones de TI no esenciales, incluidos los grandes proyectos de reimplementación y migración de ERP que carecen de un valor claro y un fuerte beneficio sobre la inversión, y piden a sus directores de TI que optimicen las inversiones tecnológicas existentes.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Leer

Creación de aplicaciones seguras: recomendaciones para los servicios financieros Leer

El nivel de comprensión de la tecnología y su potencial para obtener beneficios por parte de los directores financieros (CFO) es más elevado que nunca. Así lo pone de manifiesto una encuesta mundial realizada por Rimini Street, que señala que, en lo que respecta a la transformación digital y su importancia entre otras prioridades corporativas, el 80% de los CFO en todo el mundo señalan que se encuentra dentro de los cinco primeros puestos de su lista de prioridades. El 71% considera asimismo que las inversiones en transformación digital son clave para el éxito de su empresa y el 77% señaló que ayudarían al CIO a encontrar una manera de financiar un nuevo proyecto de transformación digital si la iniciativa ofrecía un fuerte ROI.

La transformación digital es más que una expresión de moda para los CFO y, definitivamente, está en su lista de prioridades. Además, del 80 % de los directores financieros que esperan que su gasto en tecnología aumente en 2021, casi la mitad (46%) señala que este aumento del gasto está siendo impulsado por nuevas inversiones en transformación digital. En relación con la pandemia mundial, el 73% de los directores financieros indicaron que ésta aumentó su inversión en transformación digital y el 95% está de acuerdo en que las inversiones en tecnología son clave para recuperarse de los impactos empresariales de la pandemia.

Los CFO esperan que los CIO presenten propuestas de inversión en tecnología que demuestren el valor empresarial y un fuerte retorno de la inversión. Cuando se les preguntó sobre el tipo de proyectos de TI que personalmente querrían ver más de su CIO porque ven un claro valor de negocio y un fuerte ROI, la "optimización de las inversiones tecnológicas existentes" encabezó la lista con el 44% de los encuestados. Los CFO también citaron las "iniciativas tecnológicas generadoras de ingresos" (40%) y las "mejoras de los procesos y la eficiencia de los empleados" (39%) como segunda y tercera opción, respectivamente.

Una de las principales consideraciones de los directores financieros para el gasto en TI es dar prioridad a los proyectos que produzcan resultados empresariales positivos: el 67% de los directores financieros encuestados coinciden en que "se niegan a malgastar valiosos recursos en inversiones de TI que no aportan un cambio importante". Además, el 70% de los encuestados comenta que quiere recortar el gasto en inversiones de TI no esenciales. Cuando se les preguntó sobre el tipo de proyectos de TI que personalmente prefieren cancelar cuando no ven un claro valor de negocio o un fuerte ROI, las respuestas incluyeron "iniciativas tecnológicas disruptivas de próxima generación" y "grandes proyectos de reimplantación y migración de ERP”.

Cuando no hay un fuerte ROI, instaurar la tecnología porque sí o forzada por los grandes proveedores de ERP no satisface a los CFO que esperan ver un fuerte valor de negocio para las inversiones en TI. Las grandes inversiones en tecnología que pueden no tener un caso de negocio claro, como algunas migraciones y actualizaciones de ERP forzadas por el proveedor, mejor se pueden retrasar o evitar y en su lugar, se pueden optimizar los sistemas ERP mediante estrategias como el soporte de terceros, permitiendo al CIO liberar recursos de TI para ayudar a acelerar los programas de transformación digital.

Además de proporcionar un caso de negocio claro en los nuevos proyectos de transformación, los CFO también esperan que el ROI del gasto en tecnología sea rápido, con el 46% de los CFO esperando ver el ROI de su inversión en tecnología en dos años y la gran mayoría (82%) entre 3 a 5 años.