El 77,4% de los consumidores busca que se les ofrezca distintas opciones de pago

  • En cifras

Modelo de pago

En la actualidad, el 92,5% ya no lleva efectivo y el 88,4% realiza sus compras online desde el dispositivo móvil. Más de la mitad de los españoles tienen ya una aplicación Wallet y la mayoría la usan para pagar en su día a día. El factor de doble autentificación es el método de seguridad más usado con un 47,9%.

Los métodos de pago digitales llevan ya varios años desplazando al efectivo, ya sea por seguridad, comodidad, registro de pagos o control de gastos. PaynoPain ha realizado un estudio que muestra cómo han cambiado los hábitos de pago de los usuarios españoles. Tanto es así que en la actualidad el 92,5% de los encuestados ya no lleva efectivo y el 88,4% realiza sus compras online desde el dispositivo móvil.

En cuanto a las innovaciones digitales, más de la mitad de los españoles encuestados tienen ya una aplicación Wallet, un monedero electrónico que permite a sus usuarios pagar con el móvil sin necesidad de llevar la tarjeta. Aunque el 95,1% la usan para pagar a diario, un 17,5% lo hace para gestionar suscripciones, menos de un 5% para administrar gastos y solo un 1,9% para llegar a sus objetivos de ahorro y guiar inversiones.

Preferencia por los pagos digitales

En general, la comodidad es la principal razón por la que el 92,5% de los encuestados no lleva efectivo, por el simple motivo de que les parece más sencillo pagar con tarjeta. Además de que, de esta manera, las cuentas se hacen automáticamente, gracias a que la mayoría de los bancos cuenta con una aplicación móvil que va mostrando los ingresos y gastos al momento.

No todos los usuarios son iguales, por lo que tener una única forma de pago puede ser un completo despropósito. De hecho, un 77,4% de los consumidores buscan que se les ofrezcan distintas opciones de pago. Es cierto que cada vez son más los comercios que son conscientes de ello y están implementado nuevos métodos de cobro en tiendas físicas y online, como por ejemplo Inditex con Bizum.

En cuanto a seguridad, actualmente el método que más confianza aporta es la tarjeta bancaria con un 82,9% de las respuestas. Por otro lado, el método de doble autentificación es el sistema de protección favorito de los encuestados, con un 47,9% de las respuestas. Sin embargo, casi un 30% de los participantes afirman no contar con un plan de salvaguarda por si alguien trata de robarles los datos o los activos de su cuenta, una cifra algo preocupante teniendo en cuenta que el cibercrimen sigue superando cifras en 2022. Por esta razón es de vital importancia que los comercios puedan ofrecer la mayor seguridad posible a la hora de realizar los cobros, ya que, si un negocio se califica de inseguro a la hora de pagar, esta mala reputación puede ser muy perjudicial para el desarrollo de la actividad.

Aplicar estos conceptos a tiendas online es más sencillo que a tiendas físicas, pero no debemos dejar a las segundas en segundo plano. De los consumidores que compran en tiendas convencionales solo el 8% lo hace por seguridad, la mayoría (90%) busca poder ver el producto físicamente. Tomar la decisión de comprar online o presencial es tarea del consumidor, pero son los comercios los que pueden aportar a esta experiencia de cliente que vienen buscando los consumidores, adaptando el espacio a las preferencias de estos.