Las empresas españolas invertirán más 53.500 millones de euros en TI en 2023

  • En cifras

Desarrollo Tecnologia

La nube pública, las infraestructuras digitales y la IA serán las principales prioridades de inversión en un año en el que ciber resiliencia será crucial para las estrategias de digitalización de las organizaciones, con un aumento del 60% en su gasto anual. La inversión en el puesto de trabajo en España también crecerá un 18%.

  Recomendados....

» Comunicaciones unificadas en modo suscripción Guía
» Desarrollo de Apps móviles con low-code en industria y servicios de campo. 30Nov. Webinar 
» Administración Digital: progreso y vanguardia. 29-30 Nov. Foro

Ante un panorama de posible recesión, el gasto en tecnología digital de las organizaciones crecerá ocho veces más que la economía en 2023. Así lo vaticina IDC España en sus Predicciones Tecnológicas para el nuevo año, en el que la inversión en IT por parte de las empresas españolas sobrepasará los 53.500 millones de euros, registrando un incremento del 3,4% con respecto a 2022.

La importancia estratégica de la infraestructura digital para el éxito empresarial es una de las razones más poderosas de este incremento de la inversión. Por una parte, se está produciendo el paso de la ejecución de los negocios digitales a ingresos digitales, a lo que se suma que una de cada dos empresas está ya generando el 40% de sus ingresos a través de la digitalización.

Prioridades de inversión

La primera prioridad de inversión IT en España es la nube pública. En este sentido, según explica José Antonio Cano, director de análisis y consultoría de IDC, el 56% de las organizaciones europeas demandan en la actualidad soluciones de observabilidad extremo a extremo a través de cloud y entornos multicloud.

La segunda prioridad de gasto TI viene marcada por el paso que están dando las compañías de proyectos puntuales de transformación digital a un modelo de negocio totalmente digital, donde aparece el FinOps como cambio de cultura centrado en las personas, los procesos y la colaboración. Por tanto, el 70% de las empresas del G1000 aumentarán la madurez de FinOps con devoluciones de cargos granulares, evaluación comparativa y optimización de múltiples nubes en 2024.

IDC predice asimismo que para 2026, el 40% de los modelos de inteligencia artificial (IA) incorporarán múltiples modalidades de datos para mejorar la eficacia del aprendizaje y resolver las deficiencias de conocimiento cotidiano en las soluciones de IA de una sola modalidad.

Por otra parte, la inversión en el puesto de trabajo en España crece un 18% en 2023 situándose por delante de Europa. Cabe destacar que en 2024 el futuro del teletrabajo a nivel mundial superará los 235.000 millones de dólares. Dada la escasez de competencias, los CIO que inviertan en plataformas de adopción digital y tecnologías de aprendizaje automatizado verán un aumento del 40% en la productividad en 2025, proporcionando una mayor velocidad a la experiencia del empleado.

La ciberresiliencia y la sostenibilidad serán claves

Las empresas incrementarán la inversión en soluciones de gestión de la identidad para evitar ciberataques que aumenten el riesgo de fraude de identidad, engaño financiero y desinformación. Como consecuencia, el 60% de las principales empresas europeas habrá aumentado su gasto anual en ciberresiliencia en un 20% para proteger sus inversiones digitales, lo que supondrá un gasto adicional de 5.900 millones de euros en seguridad en 2024.

Para 2026, el 30% de las grandes organizaciones empresariales migrarán a centros de operaciones de seguridad autónomos a los que accederán equipos distribuidos para agilizar la reparación, la gestión de incidentes y respuesta a amenazas.

Por último, IDC España se ha mostrado muy contundente sobre el papel de la sostenibilidad en la digitalización. En 2024, el 80% de las empresas del G2000 capturarán sus datos de carbono e informarán de su huella de carbono a nivel empresarial utilizando métricas cuantificables, en comparación con el 50% actual.

En 2026, el rendimiento ESG se considerará uno de los tres principales factores de decisión para la compra de equipos informáticos y más del 50% de las licitaciones incluirán métricas relativas a las emisiones de carbono, el uso de materiales y las condiciones laborales.