Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

3 de cada 10 españoles utilizan el teléfono móvil para pagar

  • Movilidad

pago movil

Las previsiones apuntan a que los pagos móviles representarán cerca del 75% del total de transacciones online en 2021. La mayor seguridad, la experiencia del cliente, la proliferación de las pasarelas de pago y los ewallets, así como la entrada en vigor de la normativa PSD2, favorecerán esta tendencia.

El uso intensivo del smartphone está cambiando los hábitos de compra de los consumidores. Con una tasa de penetración que roza ya el 97% en nuestro país, no es de extrañar que este dispositivo se haya convertido en el medio preferido para comprar. De hecho, según Ditrendia, el 63% de los españoles utiliza el móvil para comprar, aunque su popularización como modo de pago todavía es baja, ya que en la actualidad sólo el 31% de los españoles lo utiliza para pagar.

España está así a la zaga en lo que respecta a pagos con el móvil, ya que, el porcentaje de personas que a nivel mundial usa su smartphone para pagar se eleva al 55%, y las previsiones apuntan a que representará del 75% del total de transacciones de comercio electrónico en 2021. La mayor seguridad, la experiencia del cliente, la proliferación de las pasarelas de pago y los ewallets, así como la entrada en vigor de la segunda directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago (PSD2) favorecerán esta tendencia.

En China, donde un 80% de los usuarios ya paga con el móvil, los sistemas basados en QR ya han demostrado proporcionar una experiencia de usuario muy fácil e intuitiva, que ha permitido universalizar el smartphone como medio de pago en todos los estratos. Por otro lado, la Autenticación Reforzada de Cliente (SCA), que contempla la nueva normativa europea PSD2, y cuyo objetivo es mejorar la seguridad de los pagos y reducir el fraude en el proceso de autenticación, también podría contribuir a impulsar el uso del smartphone como modalidad de pago, al obligar al usuario a utilizar al menos dos factores para verificar su identidad al acceder a una cuenta bancaria o al comprar online.

Esta doble autenticación exige a entidades financieras y organizaciones de los diferentes sectores de actividad implementar soluciones tecnológicas que les permitan adecuarse al marco que establece esta nueva normativa, algo especialmente difícil para las pequeñas empresas. Según un estudio de 451 Research, tres de cada cinco compañías con menos de 100 empleados no están seguras de cuándo cumplirán con la normativa. Esto podría suponer a la economía europea unas pérdidas de 57.000 millones de euros en los primeros 12 meses de su entrada en vigor. Los más afectados serán marketplaces, comercios online y todos aquellos negocios que realicen transacciones online, como el sector hotelero.