El 93% de los teletrabajadores se han sentido tecnológicamente capacitados

  • Al día

Microsoft teletrabajo

En el conjunto de la población ocupada, el teletrabajo aumentó del 10% al 20%. El 78% de los que teletrabajan afirman que son igual o más productivos que cuando van a la oficina, aunque solo el 36% disfruta del derecho a la desconexión digital. La pandemia ha hecho que la percepción de las empresas españolas como innovadoras haya disminuido.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

La pandemia de la Covid-19 aceleró el año pasado la implantación del teletrabajo en España, una modalidad que, en general, satisface a quienes lo practican, según la IV Encuesta de percepción social de la innovación en España, realizada por la Fundación Cotec y Sigma Dos. Concretamente, la encuesta recoge que, en el conjunto de la población ocupada, el teletrabajo aumentó del 10% al 20%. Además, el 60% de los que ya teletrabajaban en 2019 afirman que con la pandemia lo hicieron con más frecuencia.

Los teletrabajadores coinciden en que se han sentido capacitados desde el punto de vista tecnológico para trabajar desde casa (93%), que son igual o más productivos que cuando van a la oficina (78%), y que su empresa tiene planes para continuar con el teletrabajo cuando pase la pandemia (59%). Lo que no ha cambiado con la pandemia es la falta de reconocimiento del derecho a la desconexión digital, que demanda el 88% de la población activa, pero solo disfruta el 36% de los teletrabajadores.

La pandemia ha mejorado la imagen que tienen los españoles de la innovación, con un 77% que la ve como algo positivo, cuatro puntos porcentuales más que en 2019, al tiempo que ha deteriorado la percepción de España como país innovador. En el año de la pandemia, España ha dejado de ser ubicada en la media de la UE en materia de innovación (esta percepción baja del 57% al 44%), para ser situada en el grupo de “países menos avanzados de la UE” (sube del 33% al 50%). El porcentaje de los que creen que las grandes empresas españolas son innovadoras baja también del 47% al 39%.

La inmensa mayoría de los encuestados (78%) sigue pensando tras la pandemia que la inversión del país en I+D+I es insuficiente, que las leyes no favorecen la innovación (68%) o que el sistema educativo no está preparando bien a la sociedad para los retos del futuro (70%).

Por comunidades autónomas, hasta en ocho comunidades autónomas los habitantes perciben que están a la cola de España en innovación, mientras que solo tres (Cataluña, Madrid y País Vasco) sienten que están por encima de la media. Es también significativo que, en 10 comunidades autónomas, en su mayoría de la España interior, más del 40% de los ciudadanos no se siente preparado para trabajar en un entorno laboral dominado por la tecnología.

La percepción de la innovación como algo positivo es compartida en todos los territorios por al menos dos tercios de los habitantes, siendo La Rioja, con un 84%, la primera en valoración. La Rioja aparece también en las primeras posiciones en confianza en la tecnología como generadora neta de empleo (53%) o en percepción de las empresas españolas como innovadoras.