El 71% de los trabajadores tiene problemas para mantener reuniones híbridas

  • Al día

Barco videoconferencia

El 28% tiene la percepción de no ser tenido en cuenta cuando participa en las reuniones híbridas desde una ubicación externa. Casi uno de cada tres trabajadores consideraría una oferta de trabajo de otra empresa con una política híbrida bien definida, que incluya directrices y herramientas para una participación eficaz en las reuniones híbridas.

Recomendados: 

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

Informe: Hacia la empresa hiperinteligente Leer 

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Con el trabajo híbrido convertido en un elemento habitual de la actividad profesional, los trabajadores empiezan a buscar nuevos niveles de flexibilidad. Exigen que su experiencia de trabajo híbrido sea aún mayor, es decir, una mayor equidad en las reuniones, y el mismo nivel de implicación, colaboración y acceso a la experiencia de una sala de reuniones que los que están sentados físicamente alrededor de la mesa. Según un nuevo estudio de Barco ClickShare, los trabajadores híbridos están cada vez más preocupados por la sensación de que la experiencia de las reuniones es distinta y menos productiva cuando están lejos de sus compañeros, y muchos están considerando nuevas oportunidades laborales donde creen que estarán más integrados.

Después de casi dos años de haber experimentado el trabajo remoto e híbrido, el 35% de los trabajadores sigue teniendo problemas para participar plenamente en las reuniones híbridas. Una de las causas más importantes de esta desconexión es la percepción que tiene el 28% de no ser tenido en cuenta cuando participan en las reuniones híbridas desde una ubicación externa. El 56% de los participantes remotos en las reuniones híbridas considera que los responsables de las reuniones, a la hora de dirigir la conversación, prestan una atención excesiva a quienes participan desde el espacio físico de la reunión.

El 71% de los trabajadores afirma que siguen teniendo problemas para incorporarse y navegar por las reuniones híbridas. Sin embargo, estas frustraciones técnicas parecen tener ahora un mayor impacto en su satisfacción profesional, y les están potencialmente animando a explorar nuevas oportunidades laborales. El 30% de los trabajadores dice que consideraría una oferta de trabajo de otra empresa con una política híbrida bien definida, que incluya directrices y herramientas claras para una participación correcta y eficaz en las reuniones híbridas.

"Si bien el estudio sobre las reuniones híbridas de ClickShare muestra claramente que la mayoría de los empleados (8 de cada 10) muestra su preferencia por el modelo híbrido, el 71% sigue teniendo problemas ante las barreras y los desafíos técnicos que plantea la participación híbrida", apunta Lieven Bertier, director de Marketing de Workplace de Barco. "Las reuniones híbridas se han convertido en uno de los principales medios de colaboración en la empresa, y estos datos ponen de manifiesto que existe una oportunidad real para que las empresas eliminen las barreras de acceso para los participantes remotos y se aseguren de que todos los empleados sientan que pueden dar lo mejor de sí mismos desde cualquier lugar".

El estudio evidencia la urgencia de que las empresas perfeccionen sus estrategias de trabajo híbrido y de participación en las reuniones. Con las empresas sintiendo el impacto de lo que empieza a ser conocido internacionalmente como "la gran dimisión", Barco ha encontrado que la tecnología híbrida y la flexibilidad ya no son solo un medio de realizar el trabajo, sino más bien un elemento diferenciador a la hora de reclutar y retener a los mejores talentos.

“Para los directivos de las empresas, el éxito del trabajo híbrido comienza con el establecimiento de una política formal -que nos sorprendió saber que el 60 % de las organizaciones aún no tiene-, pero también incluye la realización de inversiones que impulsen el compromiso y den a los empleados la capacidad e instrumentos para trabajar donde y como quieran. Estas discusiones y estrategias solo ganarán en importancia a medida que las empresas desarrollen y ejecuten sus planes de regreso a la oficina", añade Bertier.

Mientras que los trabajadores híbridos expresan sus preocupaciones el regreso a las salas de conferencias presenciales no está exento de problemas. Más específicamente, los empleados siguen trabajando para replicar la experiencia de reunión flexible y práctica que han disfrutado mientras estaban en remoto. Aunque el 85% de las empresas tienen al menos una sala de videoconferencia en sus instalaciones, sólo el 39% de los responsables de TI creen que estas salas están bien preparadas para el modo "Bring Your Own Meeting". Como resultado, el 65% de los trabajadores tienen problemas para dominar los diferentes aspectos de conectividad y las distintas variables de compatibilidad con los ordenadores portátiles de las salas de videoconferencia de su oficina.