Los arquitectos en la nube y los expertos en ciberseguridad son los más demandados

  • Al día

Empleo TIC profesional

En España, más de 58.000 ofertas de trabajo corresponden al sector tecnológico. El salario de un junior en muestro país ronda los 25.000 euros brutos al año, pudiendo llegar a los 55.000 brutos de 5 a 8 años. Cualquier tipo de perfil TI es altamente necesario, pero el arquitecto en la nube es clave para llevar a cabo una estrategia de digitalización empresarial.

Poco a poco, España va recuperando la ruta de la creación de empleo que se vio mermada por la pandemia, especialmente el sector tecnológico, que está experimentando un momento dulce desde que la transformación tecnológica empezara a apoderarse de las empresas hace algunos años. En este contexto, la contratación en el sector tecnológico ha ido en aumento y cada vez son más las empresas que buscan perfiles tecnológicos. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el empleo TIC crece un 18% desde el año 2020 y lidera las previsiones de contratación los próximos meses con más del 50%.

Estudios de la Fundación Telefónica Española y Glasdoors señalan que en España más de 58.000 ofertas de trabajo corresponden al sector tecnológico. El salario de un junior en España ronda los 25.000 euros brutos al año pudiendo llegar a los 33.000 brutos tras 3-5 años de trabajo y a los 55.000 brutos tras 5-8 años. Pese al crecimiento sostenido del sector, existe una falta de trabajadores cualificados, relacionada con un déficit de talento y una barrera que antes no estaba presente: la preocupación por la actualización de los profesionales que se dedican a las distintas ramas tecnológicas.

Tres perfiles claves

Cualquier tipo de perfil tecnológico es altamente necesario en estos momentos, pero, según Aulab, existen tres perfiles con una fuerte demanda por parte de las empresas. El primero de ellos es el arquitecto de la nube, responsable de la planificación, distribución, administración y actualización de las aplicaciones en la nube, siendo fundamental para llevar a cabo una estrategia de digitalización empresarial. Es un perfil que combina varias acciones, habilidades tecnológicas, habilidades de planificación y habilidades de liderazgo, y representa el 35% dentro de una empresa del sector TIC.

Las funciones que desarrolla un arquitecto de la nube están relacionadas con los servidores, las plataformas de almacenamiento, la conectividad y el software. Debe tener conocimiento sobre los sistemas operativos actuales, las redes, la programación y la seguridad, y es un perfil profesional abierto al cambio y al continuo aprendizaje debido a que cada cliente es diferente y los proyectos en los que trabaja son distintos. También tienen una actitud proactiva para poder identificar nuevos enfoques a la hora de resolver diferentes problemáticas que puedan surgir. La banda salarial de estos perfiles tecnológicos se encuentra entre los 45.000 y 65.000 euros anuales.

Otro perfil muy solicitado es el profesional en la seguridad de los datos y la información, responsable de garantizar la privacidad y la seguridad informática para la protección de la empresa. Como tal, diseña, implementa y prueba sistemas completos y seguros para proteger la red de las posibles amenazas que puedan surgir desde un inicio hasta que son completamente seguras y están protegidas, y debe estar actualizados sobre los posibles errores que pueden aparecer en la seguridad para solucionarlos a tiempo.

Este perfil profesional abarca muchos aspectos, entre ellos las pruebas de seguridad, las revisiones regulares que deben llevarse a cabo hasta que se crean las arquitecturas de seguridad y los modelos de las posibles amenazas para así mantener a la red segura. La banda salarial para estos profesionales oscila entre los 50.000 y 100.000 euros anuales.

Finalmente, el desarrollador web es el responsable de la creación de aplicaciones de la empresa o institución. Su función es codificar y programar aplicaciones, y por otro lado, crear una página web protegida y segura. Es uno de los empleos más demandados debido a la variedad de funciones que se pueden realizar en esta profesión. El salario medio oscila entre los 25.000 y los 55.000 euros.