Una de cada tres empresas europeas realizará ventas por Internet en 2030

  • Al día

compradora online

Todo apunta a que habrá un ecosistema phygital en el que convivirán tiendas físicas y digitales. De hecho, gracias al Metaverso, en pocos años incluso podríamos realizar nuestras compras en supermercados o tiendas digitales gracias a nuestro avatar. Tecnologías como la realidad aumentada permitirán mejorar la experiencia de los usuarios.

El sector del comercio electrónico se encuentra inmerso en plena transformación digital. Si en 2020, el 19% de las empresas realizaba ventas a través de Internet en la Unión Europea, las previsiones apuntan a que en apenas diez años lo harán el 30%, de acuerdo con los volúmenes de crecimiento actuales. Sin embargo, el ecommerce no crecerá en detrimento del comercio tradicional, ya que todo apunta a un ecosistema phygital en el que convivirán tiendas físicas y digitales, ampliando el abanico de posibilidades de los consumidores hasta límites insospechados.

“El principal efecto de la transformación digital en el comercio ha sido la multiplicación de oportunidades y facilidades para usuarios y consumidores. Acceder a cualquier producto es hoy más barato, rápido y sencillo que nunca, aunque la evolución es constante, y la presencia del medio digital será aún mayor en los próximos años. En cambio, los grandes desafíos y desarrollos en el sector se encuentran ahora a nivel interno, en la transición hacia un modelo más eficiente y sostenible”, señala Noelia Lázaro, directora de Marketing de Packlink.

Aunque es arriesgado y complicado vaticinar el futuro, algunas tecnologías actuales nos pueden ayudar a vislumbrar cómo será comprar a comienzos de la próxima década:

--Metaverso. Se tratade un universo virtual, en el que nuestros avatares podrán relacionarse, acudir a reuniones, pero también comprar, jugar o acudir a espectáculos. Algunas marcas del sector textil han comenzado a presentar sus propias tiendas en el metaverso, siendo posible comprar “parcelas digitales”, por lo que no parece descabellado que, en cuestión de pocos años, podamos realizar nuestras compras en supermercados o tiendas digitales gracias a nuestro avatar.

--Personalización. Ofrecer experiencias cada vez más personalizadas a los usuarios, basadas en sus gustos y preferencias, es clave. Las grandes cantidades de datos que manejamos y nuestra huella digital son la principal fuente de los algoritmos, que durante los últimos años han ido perfeccionando su capacidad y acercándose cada vez más a nuestros intereses.

--Realidad fusionada. Además de la realidad virtual, la realidad aumentada permitirá mejorar la experiencia de los usuarios. Ya sea a través de unas gafas virtuales o a través de la pantalla del smartphone, simplemente con enfocar un producto podremos conocer su precio y características de manera inmediata a través de una interfaz digital.

--Productos inteligentes. Tecnologías como el blockchain nos permitirán acceder a bases de datos completas y verificadas, cuando accedemos a un producto o servicio. Simplemente escaneando un código de barras de un alimento, podremos saber cuándo y dónde ha sido producido, cuál ha sido su tránsito hasta llegar a nuestro supermercado, y cuáles son sus valores nutricionales y fecha de caducidad, todo al instante.

--Showrooms. Las tiendas físicas no cederán su espacio a los comercios digitales, sino que coexistirán y evolucionarán. Una predicción bastante común en el sector es la evolución hacia el modelo showroom, en el poder acudir a una tienda, conocer los productos, probarlos, elegir como customizarlos o modificarlos, y solicitar que nos lo envíen, cuando queramos, a casa. De esta manera, pasamos del modelo tienda-almacén a uno de tienda orientada a la experiencia del usuario.

--Sostenibilidad. Nuestro modelo de consumo y producción está cada vez más orientado al de economía circular, que apunta a ser el gran fenómeno de consumo en los próximos años. un modelo de consumo rápido e intensivo, pasaremos a un modelo de reutilización de los productos.

“Nos encaminamos hacia un modelo de consumo más sostenible y menos masificado. Nuestras experiencias de consumo serán más personalizadas y todo girará en torno a la experiencia del usuario. Un cambio que vendrá de la mano de la evolución del sector de la logística y del transporte, que si ya es fundamental para el sector retail, adquirirá incluso más valor e importancia, tanto para empresas como usuarios”, concluye Noelia Lázaro.