Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los jóvenes son los que más invierten y aseguran sus dispositivos móviles

  • En cifras

smartphone joven

El 42% de los españoles invierte entre 200 y 500 euros en la compra de su teléfono móvil, y el 55% considera el smartphone como una herramienta esencial en su vida personal y profesional, pese a lo cual, sólo un 15% lo asegura. Para la mitad de los españoles, extraviar el móvil equivale a perder su privacidad o una extensión de la memoria.

Más sobre Tendencias TI

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española en datos

¿Cómo gestionar los riesgos y la seguridad en 2019? 

Índice de interconexión global

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente

SophosLabs 2019 Threat Report

Construyendo las plataformas digitales del futuro

Con motivo del Mobile World Congress, ​​SFAM ha realizado de la mano de IPSOS el I Estudio sobre el impacto emocional y económico del uso del móvil, que muestra cómo los teléfonos y otros dispositivos móviles, como ordenadores o tablets, forman parte de la rutina personal y profesional de los españoles. El 42%, invierte entre 200 y 500 euros en la compra del teléfono móvil y el 23% destina más de 500 euros, mientras que en la compra de otros dispositivos tecnológicos el presupuesto para un 28% de los individuos oscila entre 1.000 y 3.000 euros. Por franjas de edad, los jóvenes de entre 18 y 29 años son los que más presupuesto dedican a la compra de dispositivos móviles: el 24% invierte entre 500 y 1000 euros en la compra de su smartphone.

Los españoles dedican, por tanto, un presupuesto significativo a los móviles, paralelo al rol que estos desempeñan en su vida. De hecho, el 55% considera el smartphone como una herramienta esencial en su vida personal y profesional, y un 43% lo califica de importante. A pesar del presupuesto significativo en la compra de teléfonos y otros dispositivos tecnológicos multimedia, sólo el 15% de los usuarios cuenta con un seguro específico que los proteja frente a situaciones de pérdida, robo o rotura. Los más precavidos son los jóvenes de entre 18 y 29 años, el 26% de los cuales decide apostar por un seguro para dispositivos multimedia, frente al 12% de usuarios de mayor edad.

Según los resultados del estudio, casi el 25% de los españoles pasa hasta 6 horas diarias frente a la pantalla del móvil y un 33% entre 2 y 4 horas. En cuanto al uso que se da al teléfono móvil, llamar, para el 82%, y chatear, para el 76%, son las principales funciones que se dan al smartphone. Por edades, el chat y las redes sociales son las funcionalidades más usadas entre los jóvenes de 18 y 29 años. Llamar y chatear son los usos preferidos entre los adultos entre 30 y 54 años.

Casi la mitad de los españoles emplea el teléfono con un fin profesional. Se observa una tendencia de mayor uso profesional en los más jóvenes, con un 50% de los menores de 30 años que incorporan el móvil como una herramienta de trabajo, frente al 45% de adultos mayores.

Por otra parte, al 15% de los españoles le han robado el móvil y un 7% lo ha perdido. Sólo una de cada 5 personas contaba con un seguro para hacer frente a esta situación con un sistema de garantías. Los dispositivos móviles suelen almacenar archivos e información privada de sus propietarios, por ello, no es de extrañar que casi el 50% equipare la pérdida del móvil con la de su propia privacidad, un 46% lo compara con perder una extensión de su memoria, y un 30% con la pérdida de algo tan valioso como las llaves de casa.

Preguntados por el motivo de cambio de su terminal, un 52% de los usuarios prefiere apurar su vida útil y sólo tres de cada diez decide cambiar por adquirir un modelo de categoría superior. El 40% invierte hasta 200 euros en reparar la parte exterior del dispositivo para alargar su vida útil.

Preguntados por las funcionalidades que preferirían en el futuro, el 36% de usuarios españoles se decanta por un sistema de seguridad a prueba de hackers, un 25% por una cámara potente y un 20% por un sistema que le informe cada mañana sobre su estado salud.