Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tecnología es el principal riesgo para las compañías de seguros

  • En cifras

HPE Empresa datos

Los directivos del sector que se encuentran con modelos de negocio e infraestructuras tecnológicas heredadas y sin la capacidad para hacer frente a las demandas de los nuevos tiempos digitales. Las aseguradoras deben ser capaces de priorizar y de saber cuáles son las tecnologías ganadoras por las que apostar y cuáles no.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Que la digitalización está ganando peso en todos los sectores de actividad es una realidad, pero, en algunos, parece que empieza a coparlo todo. Tal es el caso del sector seguros, donde la tecnología se ha convertido en la amenaza número uno en los próximos dos años, según el informe Banana Skins 2019, elaborado por PwC, junto con el Centre for the Study of Financial Innovation.

La necesidad imperiosa que tienen las empresas aseguradoras por modernizar sus sistemas y sus modelos de negocio como consecuencia de la aparición de los nuevos desarrollos digitales son los factores que han llevado a la tecnología a ocupar la primera posición del ranking de principales riesgos. Detrás de esta preocupación está la opinión de muchos de los directivos del sector que se encuentran con modelos de negocio e infraestructuras tecnológicas heredadas y sin la capacidad para hacer frente a las demandas de los nuevos tiempos digitales.

El estudio revela que para acometer este proceso de modernización y renovación tecnológica no basta con realizar grandes inversiones de capital y reemplazar los antiguos sistemas por otros nuevos, sino que las aseguradoras deben ser capaces de priorizar y de saber cuáles son las tecnologías ganadoras por las que apostar y cuáles no. Las consecuencias de una mala toma de decisiones en el ámbito de la tecnología van desde la pérdida de oportunidades respecto a los competidores tanto de dentro como de fuera de la industria, al incremento de la vulnerabilidad de la compañía a ataques externos o el desaprovechamiento de inversiones millonarias.

“En el caso concreto del mercado español, la práctica totalidad de las principales entidades se encuentra en la actualidad abordando iniciativas orientadas a la transformación de sus sistemas ‘core’, implementando nuevas soluciones o bien estableciendo la estrategia para su abordaje”, señala Armando Martínez Polo, socio responsable de Tecnología en PwC y especialista en el sector asegurador.

Los riesgos de la tecnología están onmipresentes en esta edición del ranking y muchas de las amenazas que señalan los directivos entre las top diez tienen, directa o indirectamente, un componente tecnológico muy relevante, como los ciberriesgos, la gestión del cambio, la competencia o el talento.

En cuanto a la amenaza que el cibercrimen supone para las compañías de seguros, la preocupación del sector se ha intensificado como consecuencia del aluvión de ataques cada vez más sofisticados que sufren las aseguradoras y cuyas consecuencias van desde las pérdidas materiales, pasando por los apagones operativos o la pérdida de información, entre otras. Los directivos participantes en el estudio también señalan el riesgo que supone la ciberseguridad desde el punto de vista del ciberaseguramiento a terceros.

Por lo que respecta a la competencia, mientras muchos consideran que la principal amenaza para las aseguradoras viene de las grandes compañías tecnológicas, otros estiman que el mayor peligro viene de las insurtech y las startups tecnológicas.